Un sistema de poleas hará volar a los barilarines de Tristán e Isolda en el escenario del Auditorio de Tenerife Adán Martín

El Ballet del Gran Teatro de Ginebra trae a la isla un cuerpo de baile de 24 artistas y un contenedor de 12 metros con la escenografía

Un sistema de cuerdas y poleas sujeto a ocho metros y medio de altura hará volar a los protagonistas de Tristán e Isolda, espectáculo que podrá verse los días 2 y 3 de febrero a las 19:30 horas en el Auditorio de Tenerife Adán Martín. El Ballet del Gran Teatro de Ginebra traslada a la isla un equipo de 33 personas, de las cuales 24 son bailarines, para representar esta leyenda del ciclo artúrico musicalizada por Richard Wagner.

Además de la pieza aérea, cuyas cuerdas simbolizan el amor que une a ambos amantes, esta propuesta ofrece numerosos elementos escénicos que le aportan un gran atractivo visual, como una gran escalera de caracol con ruedas, grandes telas manejadas por los propios bailarines, tablones y varas de madera y barras de luces. El suelo de la Sala Sinfónica del Auditorio será recubierto con un vinilo especial para espectáculos de danza de doce metros cuadrados que trae la propia compañía.

Toda la escenografía llega a la isla en un solo contenedor de 12 metros de largo. Estos elementos responden a la visión onírica y metafórica de la coreógrafa del espectáculo, la también bailarina francesa Joëlle Bouvier, que se basa en este lenguaje para tratar los principales temas de la historia: el amor, el amor trastornado, la traición, el resentimiento y el perdón.

Bouvier, fundadora de la compañía L’Esquisse en 1980, explora una vez más un gran mito en la música de Wagner con esta versión de Tristán e Isolda. Después de presentar su visión de Romeo y Julieta, ahora sube a escena momentos de éxtasis donde el odio se codea con las llamas de la pasión extrema. Los sufrimientos y antagonismos parecen resolverse en la noche, en la muerte.

Tristán e Isolda está protagonizado por dos amantes: una princesa, encarnada por Madeline Wong, y un joven, que dará vida Geoffrey Van Dyck. Ella está prometida con el Rey Mark, interpretado por Armando Gonzalez Besa, y cuenta con una confidente, el Testigo, bailado por Sara Shigenari. Completan el cuerpo de baile Yumi Aizawa, Céline Allain, Ornella Capece, Angèle Cartier, Diana Duarte, Léa Mercurol, Tiffany Pacheco, Mohana Rapin, Lysandra van Heesewijk, Valentino Bertolini, Adelson Carlos, Andrei Cozlac, Xavier Juyon, Juan Perez ,Zachary Clark, Simone Repele, Sasha Riva y Nahuel Vega.

Las entradas para las dos funciones pueden adquirirse en los canales habituales de Auditorio de Tenerife, en taquilla de 10:00 a 19:30 horas, de lunes a sábado, a través de www.auditoriodetenerife.com  por teléfono en el 902 317 327.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad