‘Tormenta perfecta’ sobre el Centro de Iniciativas Turísticas

Michel Jorge Millares //

 

El Pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria rechazó, el pasado 23F, una moción presentada por Ciudadanos para averiguar qué ha decidido el grupo de gobierno (PSOE, LPGC Puede y NC) respecto a las dependencias que deja de disfrutar en el Pueblo Canario  -desde su inauguración- el Centro de Iniciativas y Turismo de Gran Canaria. La portavoz de C’s también preguntó si existe un proyecto sobre el contenido que se dará al conjunto arquitectónico y un plan para este espacio singular y único en Canarias.

La moción incluye propuestas para dinamizar este emblemático entorno que es la más destacada realización de los hermanos Martin-Fernández de la Torre. Pero la respuesta a su moción fue la confirmación del desahucio del CIT y la inexistencia de un proyecto o plan para el futuro del original antecedente de parque temático.
Esperaba una reacción o explicación del CIT, e incluso la opinión o solidaridad de otras entidades de la sociedad civil grancanaria como el caso del SKAL Club cuyos archivos se conservaban en el CIT, pero no he encontrado nada. El silencio.

Y creo que no encontraría mejor ocasión el CIT para proclamar la necesidad de la participación ciudadana desde colectivos profesionales que vayan más allá de los aspectos laborales, empresariales o políticos. Normalmente éstos están más preocupados por el corto plazo y el rédito personal o corporativo que por hacer realidad la tan cacareada participación. Por lo que es preciso que haya colectivos como el CIT que aporten otras miradas, experiencias e iniciativa. Y no cuento aquí cuánto ha aportado el CIT a está isla porque ya hay varios libros que lo recogen.

A estas alturas del debate sobre el desahucio del CIT, no sé si ésta entidad tiene un proyecto o plan para su presencia en el Pueblo Canario. Por lo menos no lo he encontrado. Incluso si tienen un proyecto o idea para el conjunto del recinto nestoriano o para el futuro turístico de la isla. Pero estoy convencido de que su expulsión del Pueblo Canario no contribuye a que este colectivo social pueda recuperar su vigor e iniciativa, ya que recibirá un duro revés para su supervivencia. Aún están a tiempo de evitar el desahucio y demostrar que el turismo es pieza fundamental de nuestra sociedad y debe serlo en el Pueblo Canario.

Esta sociedad no puede permitirse el lujo de perder entidades ciudadanas que tanto han aportado a la comunidad. Sería un grave error para el futuro de todos y todas.

 

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad