TEA proyecta Zama, una película que habla de la espera, del paso del tiempo y de la identidad

El nuevo trabajo de la directora argentina Lucrecia Martel se podrá ver del viernes [día 30] al domingo [día 1], a las 19:00 y 21:30 horas

 

 

TEA Tenerife Espacio de las Artes proyecta desde el viernes [día 30] y hasta el domingo [día 1], a las 19:00 y 21:30 horas, la película argentina Zama (2017), dirigida por Lucrecia Martel, una de las grandes voces creativas del cine contemporáneo. Este filme, ambientado en la época colonial, habla de esperanzas incumplidas, de la espera, del paso del tiempo y de la identidad a la vez que ahonda en la vileza del colonialismo. Adaptación de la novela existencial escrita por Antonio de Benedetto en 1956, titulada Zama, este filme está protagonizado por Daniel Giménez Cacho, Matheus Nachtergaele, Juan Minujín y Lola Dueñas.

 

Seleccionada para representar a Argentina en los Premios Óscar en la categoría Mejor película de habla no inglesa, nominada a mejor película hispanoamericana en los Premios Goya y Premio Especial del Jurado (Mención especial) en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, Zama se podrá ver en este centro de arte del Cabildo en versión original en español. Las entradas para asistir a esta proyección, que tienen un precio de 4 euros, se pueden adquirir tanto en la taquilla de TEA como a través de la web, mediante el sistema de venta online.

 

Zama narra la historia de Don Diego de Zama, un oficial español del siglo XVII asentado en Asunción que espera su transferencia a Buenos Aires. Es un hombre que espera ser reconocido por sus méritos. Pero en los años de espera pierde todo. Decide atrapar un peligroso bandido y recuperar su nombre.

 

Dirige Lucrecia Martel (Salta, Argentina, 1966). Su estilo elíptico y un perspicaz minimalismo narrativo le han valido las aclamaciones de la crítica como una directora con un talento prodigioso. Estudió Comunicación en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica, en Buenos Aires, y enseguida empezó a dirigir sus primeros trabajos. Con el cortometraje Rey muerto le llegó su primer reconocimiento. Y con su primer largometraje, La ciénaga (2002), le concedieron el premio a Mejor Opera Prima en el Festival de Berlín en 2001. La niña santa (2004) fue seleccionada para la competición oficial del Festival de Cannes de ese año. La mujer sin cabeza (2008), que también se proyectó en Cannes, completa su filmografía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies