TEA clausura la próxima semana Bosque de islarios, de la artista Carmen Cólogan

El jueves [día 17] habrá una visita guiada de mano de la propia autora y una charla a cargo del comisario

TEA Tenerife Espacio de las Artes ha organizado para la próxima semana una visita guiada a la exposición Bosque de islarios de Carmen Cólogan (La Laguna, 1959) y una charla sobre esta muestra, que se despide de este centro de arte contemporáneo del Cabildo el domingo [día 20]. Esta individual, comisariada por Eliseo G. Izquierdo, invita a viajar y a recorrer el paisaje sentimental de Carmen Cólogan a la vez que ofrece una reflexión sobre los territorios acotados, sobre las islas.

Las actividades programadas, que son de entrada libre, tendrán lugar el jueves [día 17]. A las 18:00 horas Carmen Cólogan explicará a los asistentes la génesis y el proyecto expositivo de este Bosque de islarios, así como el proceso de creación de la obra y su significado dentro de su trayectoria artística. Y a las 19:00 horas, será Eliseo G. Izquierdo quien ofrezca -en la misma sala de exposiciones- una conferencia sobre el sugerente y rico imaginario que los bosques han propiciado en la Historia del Arte y en la Literatura.

Bosque de islarios es, ante todo, la metáfora del tiempo y del espacio que transcurre en las periferias. En esta individual, la primera de Carmen Cólogan en TEA, los árboles son la metáfora de un paisaje interior, habitado por cuerpos de islas. Esta arquitectura vegetal, este bosque que asciende y que se estremece en cada nuevo instante desde las raíces hasta las últimas hojas, no es un bosque real ni es una representación estética sino moral. Mediante este bosque, Cólogan trata de recuperar un mundo perdido a través de la imaginación.

Un proverbio chino, que dice que a medida que pintamos un árbol debemos sentir que nos vamos elevando, da la bienvenida a esta muestra. Y es que esta idea de elevación, de alcanzar la luz, está presente en esta individual, en este imaginario que parte de la conciencia interior y de la consciencia de lo vivido. La artista subraya el hecho de que mediante los ojos vemos la luz, metáfora de vida. De ahí que considere que la iluminación es presencia y la presencia pintura. Pese a que esta luz -la luz ciega del interior- es imposible de alcanzar, es objeto de su búsqueda constante. La obra de Carmen Cólogan descubre un paisaje idealizado desde la realidad presentando de este modo su propio imaginario y partiendo desde la experiencia interior. Bosque de islarios son adquisiciones de su memoria, rastros del mundo vivido por la artista.

La muestra, producida por TEA y que intenta romper con la idea de lo que es una exposición entendida en el sentido más tradicional, hace hincapié en la idea del vacío, al que convierte también el protagonista. Bosque de islarios es, según detalla la propia artista, más una instalación que una muestra al uso. No obstante, todo este proyecto pivota en torno a una sola obra, una gran pintura de siete metros de largo donde el vacío forma parte de la misma. Carmen Cólogan confiesa que tenía ganas de romper con lo anterior y dar espacio para la contemplación. Con el tiempo, la creadora canaria ha ido despojándose de cosas en sus muestras y ha ido dejando lugar para ese vacío que ayuda a entender, a sentir mejor la obra.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad