Samir Delgado aborda la amistad entre el pintor Antonio Padrón y Pedro Lezcano

  • La actividad tiene lugar en la Casa-Museo de Gáldar el día 9 de abril, a las 19:00 horas, y puede seguirse de forma presencial y en redes sociales

La Casa-Museo Antonio Padrón-Centro de Arte Indigenista acoge el día 9 de abril, a las 19:00 horas, la conferencia ‘La isla habitada’, en la que el escritor Samir Delgado aborda la tradición cultural del siglo XX en Canarias desde el punto de vista de la amistad y el contacto entre escritores y artistas del Archipiélago, visibilizando en la relación de Pedro Lezcano y Antonio Padrón el valor del intercambio y la creatividad que han representado un elemento enriquecedor en la identidad atlántica de las islas.

Esta actividad está incluida en la iniciativa ‘Centenaria amistad’ que ha organizado este centro museístico dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria para celebrar durante varios meses la amistad entre el pintor y el escritor en el centenario del nacimiento de ambos. La conferencia puede seguirse tanto de forma presencial, previa inscripción en el teléfono 928 454 035, como a través del perfil de Facebook y YouTube de la Casa-Museo.

En esta conferencia, el escritor grancanario residente en México aportará una mirada novedosa sobre la relación que mantuvieron estas dos personalidades del arte y la literatura de las islas.

“Una de las identidades de la modernidad cultural del siglo XX ha sido la relación histórica y el diálogo fecundo entre el arte y la literatura. En la tradición cultural de las islas la amistad y el contacto entre escritores y artistas han representado un panorama enriquecedor de ejemplos y paradigmas sobre la fusión de la imagen y la palabra”, explica el licenciado en Filosofía, autor de libros de poesía y crítico de arte.

Y en el caso concreto de la obra de Antonio Padrón y Pedro Lezcano, “ese vínculo de síntesis y de intercambio entre la pintura y la literatura ofrece una ventana de conocimiento sobre la realidad y el devenir de la cultura insular”, agrega.

“Lezcano fue uno de los grandes exponentes de la poesía canaria en el siglo XX y participó junto a otros autores, como José María Millares Sall, en lo que vino a ser la respuesta de la literatura canaria al silencio de la dictadura. Y Antonio Padrón fue uno de los grandes artistas en la etapa de madurez del indigenismo y también respondía a las carencias en las artes plásticas sobre la identidad de las islas. La novedad es que tanto Lezcano como Padrón fueron atisbos de libertad en un momento de la historia de las islas en donde el arte y la literatura tenían la potestad de democratizar las expresiones estéticas”, especifica.

Delgado recuerda también que Lezcano sufrió Consejo de Guerra, fue uno de los autores que tuvo un papel muy importante en el mundo de la edición y participó en la ‘Antología cercada’, un trabajo que puso de nuevo el acento en el valor inconmensurable de la poesía para representar el momento de la historia; mientras que Padrón, a través de esa amistad, también fue quien puso color a la vida del mundo rural en el norte de Gran Canaria.

“Tanto uno como otro representan ese atisbo de libertad, esa vocación de construcción de una identidad atlántica, con una perspectiva universalista, a diferencia de otros artistas y escritores que no tenían ese compromiso cívico. La idea que quiero trasladar no es que Lezcano y Padrón representen a la sociedad canaria a través de sus obras, sino que ellos construyen a la sociedad canaria a través de sus obras”, concluye Samir Delgado.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad