Quique Fernández: “Los lenguajes y la poética del teatro son claves en ‘Los Malditos’

El actor argentino de 44 años cree que esta obra reposa sobre la honestidad e invita al espectador a una reflexión sobre los mundos que uno desconoce

El actor Quique Fernández es uno de los cuatro protagonistas del montaje teatral ‘Los Malditos’ que el día 21 de octubre ocupa el escenario del Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria. Con una extensa trayectoria teatral consolidada desde el año 2005 cuando fue nominado en la edición de ese año de los Max como Mejor Actor Secundario por su interpretación de Fuso Negro en el montaje valleinclinesco ‘Cara de Plata’, que dirigió Ramón Simó, el actor argentino afronta en la obra que dirige Mario Vega los dos roles que quizás despertará entre el público mayor antipatía.

Fernández interpreta dos personales centrales en ‘Los Malditos’: al director de una cadena de televisión en la que trabaja un impulsivo periodista al que debe apaciguar recordándole la doctrina de la línea editorial de la empresa que abona su sueldo, y al propietario de un bar que no repara en escrúpulos implicado en una turbia red de trata de mujeres explotadas sexualmente.

Confiesa que cuando el director de ‘Los Malditos’, Mario Vega, le remitió el texto escrito por Antonio Lozano a Madrid, le “costó imaginar cómo podría llegar a materializarse escénicamente esta producción internacional que hoy es una realidad. Con el tiempo me di cuenta de que detrás del texto de Lozano hay mucha teatralidad, en lo que se dice y se cuenta. Mario Vega ha logrado domar su realismo acomodándolo a los lenguajes y a la poética del teatro. Estoy muy entusiasmado con esta producción y muy intrigado por saber cómo va a recibirla el público”.

Los elementos complementarios que alimentan la verdad teatral de la obra, desde las imágenes de Juan Carlos Cruz a la música de Beethoven, pasando por el diseño de luces, son para Fernández instrumentos de interpretación igual de válidos para el espectador que la importante función orgánica que cumplen los propios actores sobre el escenario. “La estética imprimida a las animaciones audiovisuales de ‘Los Malditos’ se suma a la poética que maneja Mario Vega y al desarrollo del propio tempo narrativo de la obra. Se integran con mucha facilidad y suman mucho a lo que los personajes cuentan”, señala.

El argentino no esconde la rugosidad del carácter del texto, pero valora que para un actor es más importante y meritorio siempre “decir cosas que te interesa contar como ser humano, que subirte a un escenario para participar en un juego escénico banal y fatuo como artista. ‘Los Malditos’ es uno de esos casos. Me siento muy comprometido con el tema de los desplazados y con todas aquellas personas que mueren por intentar legítimamente mejorar sus condiciones de vida sin encontrar un lugar donde estar como seres humanos. Esta obra plantea una reflexión sobre los seres olvidados que se transforman en números de una estadística ajena a los que tenemos un lugar en el mundo. Este texto da voz a esas personas y cuenta sus historias universales”, añade Fernández.

“Por ello la manera de contar esa realidad era importante y suponía un desafío en ‘Los Malditos’. El atractivo para el público de esta producción es que reposa sobre la honestidad, porque no existe una pretensión de aleccionar o adoctrinar a través del discurso, sino de invitar a una reflexión sobre los mundos que uno desconoce, pero que forman parte también del planeta del que habitamos. También este montaje apela a la verdad porque todos los actores nos hemos puesto en la piel de los personajes”, concluye.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad