Playas aplaudidas

Michel Jorge Millares  //

Parece que la iniciativa (tardía, aunque “si la dicha es buena…”) de unir las áreas de Cultura y Turismo en una misma Consejería en el Gobierno de Canarias empieza a dar sus frutos, lenta y tímidamente, pero ya hay ‘brotes verdes’.

Y es que hasta ahora, casi toda la promoción turística de Canarias podía servir para cualquier destino mundial de sol y playa. Pero acabo de ver el último vídeo promocional de la Consejería de Turismo y su organismo Promotur, titulado ‘aplauso’, y creo que por fin se produce una aproximación al concepto nestoriano (Néstor Martín-Fernández de la Torre) y manriquiano (de su discípulo, César Manrique) en el que se pone en práctica “hacer de la vida una obra de arte” o “llevar el arte a la vida”, como la naturaleza de estas islas ha hecho con nosotros.

El vídeo en cuestión se centra en el principal objeto de deseo turístico: la playa (y el mar) como centro de inspiración artístico de nuestra afortunada naturaleza. Sus diferentes texturas, sus formas, coloridos, sus movimientos, su vida, su arte en definitiva, son motivo merecido de un largo aplauso. Ovación que hago extensible a Turismo y Cultura, sinceramente.

Y es que creo que se abre con este vídeo un camino que hace décadas que debió explorarse y que podría haber abierto innumerables vías de creación, negocio y mejora del destino.

Hace varios años planteé a personal de Promotur realizar pequeños vídeos para motivar la viralidad y el conocimiento de las islas en cuanto a su variedad y calidad de playas. Por un lado se utilizaban los recursos de comunidades de masas que han crecido en Internet, donde están los nuevos públicos y posibles turistas, y por otro lado, se mostraba el escaparate de oportunidades de elección de las playas de las Islas con sus diferentes tipologías de arena y vinculadas a símbolos reconocibles de los distintos países europeos. El texto de mi propuesta era:

“Se propone poner en valor la variedad cromática de las playas de Canarias, con creatividad e imaginación y buscando una simbiosis con los referentes o iconos de los distintos países europeos. Para ello, sería necesario contratar a los mejores escultores de arena del mundo (afincados en Canarias: Etual Ojeda, Óscar Rodríguez…) para que realicen las obras en cada uno de los enclaves predefinidos con el lema Todo lo que más quieres.

Con arena amarilla de Maspalomas, promocionando Gran Canaria; el caballo de Dalecarlia; con arena negra de Puerto Naos, promocionando La Palma; la puerta de Brandenburgo; con arena roja del Verodal, promocionando El Hierro, el Arco del Triunfo; con arena amarilla oscura de Montaña Roja, promocionando Tenerife, el Big Ben de Londres; con arena rubia de las playas de Jandía, promocionando Fuerteventura, el Coliseo; con arena blanca de Caletón Blanco promocionando Lanzarote, El Kremlin o una iglesia ortodoxa; con arena brillante de El Inglés, promocionando La Gomera, un zueco holandés. El objetivo es lograr una acción muy emocional y con un más que seguro efecto viral en redes sociales. Se elegiría un día para el lanzamiento en cada país, acompañado de acciones de publicity.

La campaña se puede incrementar por países e incluso por regiones con nuevos emplazamientos y esculturas de símbolos locales o nacionales,

El público objetivo al que va dirigido es toda la familia, niños, adultos y mayores. No presenta problemas de comprensión para personas de diferentes niveles educativos o poder adquisitivo, ni de género o raza”.

La propuesta, como habrán visto, no tenía gran complejidad ni coste. Se trataba de esculturas efímeras en las playas, pero en un contexto insular que los europeos apenas conocen (son pocos los que han visitado varias islas), pero que les cautiva por ser islas, lugares de misterio y de singulares condiciones medioambientales. Lugares para el arte y la creación, porque la vida de Canarias o es una obra de arte o nos convertiremos (sin serlo) en un destino más en el mercadillo global del turismo de sol y playa.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad