‘Miradas a la Colección’ propone la obra ‘La Adoración de los Magos’, de Jesús Arencibia

·        El día 18 de diciembre, a las 19.00 horas, Francisco Javier Pueyo y Amparo Casassa, conservador y restauradora, respectivamente, analizan en la Casa de Colón la citada pieza

Las Palmas de Gran Canaria, 17 de diciembre de 2018.- La Casa de Colón acogerá el día 18 de diciembre, a las 19.00 horas, una nueva edición del ciclo ‘Miradas a la Colección’, con el abordaje de la obra ‘La Adoración de los Magos’, de Jesús Arencibia (1911-1993). El recorrido por esta singular pieza artística corre a cargo del conservador del citado museo americanista, Francisco Javier Pueyo y la restauradora Amparo Casassa. Esta actividad es libre y gratuita hasta completar aforo.

‘La Adoración de los Magos’ se trata de una obra realizada a comienzos de la década de los 60 en técnica mixta sobre lienzo por el pintor Jesús Arencibia. Esta pieza forma parte de la colección de la Casa de Colón desde 2017 gracias a una donación realizada por María Teresa Angulo González. La importancia de esta obra reside en que cubre una etapa crucial de la trayectoria del artista dentro de los fondos de la Casa de Colón y de la corporación insular. De hecho, en esta representación se preludia la evolución técnica de Arencibia que, a finales de la década de los sesenta, le conducirá a un estilo pictórico fuertemente marcado por un trazo desdibujado en favor de la preminencia el color.

La obra sirve como ejemplo de la posterior evolución técnica emprendida por Arencibia desde finales de los años sesenta del pasado siglo. Esta técnica mixta está datada entre 1960 y 1964, y desde un punto de vista estilístico tiene aspectos en común con sus bocetos para el Altar Mayor de Nuestra Señora de Aránzazu, o la capilla de la Casa del Marino de la capital grancanaria. Dicho cuadro es un hito en una biografía artística larga e intensa, con una apreciable evolución en su plástica que transitó desde el regionalismo a la influencia barroca o expresionista. En este periodo Jesús Arencibia renuncia a la robustez cuasi arquitectónica de la figura humana, tan característica de obras anteriores de inicios de la década de 1950.

Al igual que otros creadores, las inquietudes artísticas de Jesús Arencibia, nacido en el barrio de Tamaraceite, se hacen notar desde muy joven. Con quince años realiza una de sus primeras piezas de aprendizaje, ‘Almuerzo campestre’, y será en 1929 cuando pinte varios paisajes de Tamaraceite, bodegones y otras piezas que definitivamente marcan el inicio de su travesía artística.

La década de 1930 marcará definitivamente el futuro de Arencibia, quien se inicia con sus estudios en la Escuela Luján Pérez y su primera exposición, de acento regionalista, en 1934. Otro hito significativo en su proceso de maduración creativo es la beca que en 1942 le concede el Cabildo de Gran Canaria para cursar estudios de Pintura en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.

A partir de la década de 1950 se suceden los proyectos y las exposiciones, adquiriendo especial relevancia sus propuestas murales que le llevan a pintar desde el baptisterio de la iglesia de San Juan de Telde hasta los salones del Hotel Santa Catalina.  En 1954 Arencibia aborda un proyecto de importancia para su carrera y de especial relevancia para el Cabildo de Gran Canaria, la realización de las pinturas que cubren los muros de la cabecera del Salón de Plenos de la institución, muestra de una faceta que le sitúa en un trío fundamental de muralistas canarios junto a Néstor y José Aguiar.

´Miradas a la Colección’es una actividad permanente que propone una visita comentada a las singulares obras de la colección de la Casa de Colón. Cada mes, la mirada y el foco se centran sobre una pieza especial, a través de breves recorridos guiados que buscan ser tan instructivos como interactivos.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad