Miguel Bosé confiesa que ha llegado a perder la voz por completo

Miguel Bosé cuenta a Jordi Évole los graves problemas de voz que ha sufrido derivados de problemas emocionales. El cantante, con poca voz, confiesa a Évole que ha llegado a estar sin nada. “¿Nadie supo nada de eso?”, pregunta sorprendido el periodista a Bosé, que le responde tajante: “¿A quién quieres que me enseñe, Jordi, en ese estado? Ya sé que a la gente en España le gusta mucho compartirlo todo, las desgracias, los granos, las almorranas, las separaciones, los dolores… yo no”.

“Jordi, ¿cuándo he hablado de mí? ¿Cuándo he hablado de mis amigos? ¿Cuándo la gente ha sabido que tú y yo teníamos una amistad? ¿Cuándo he vendido yo algo sobre mi familia, sobre mis hijos, sobre lo privado, mis parejas?”, pregunta el cantante a Évole. Pero, ¿sus hijos se daban cuenta de lo que le pasaba? Bosé afirma que se comunicaba con ellos por mensajes escritos. “Era un ejercicio de humildad enorme”, señala y cuenta cómo de repente volvió a recuperar su voz.

El día que Miguel Bosé decidió dejar las drogas

Miguel Bosé desvela a Jordi Évole su parte más oscura en la que se drogaba y fumaba y cómo logró salir de ello hace siete años al subirse a un escenario: “Estaba muy enganchado”.

Miguel Bosé destaca a Jordi Évole que no ha sido muy social nunca, algo que sorprendente al periodista. “He sido salvaje, eso sí”, reconoce el cantante al ver la sorpresa de Évole. Y es que Bosé afirma que ha tenido unos años en los que descubrió “la parte más oscura” de él: “Drogas, sexo a lo bestia, tabaco, sustancias, hampa”.

Pero, ¿cómo empezó el cantante con esos vicios? Miguel Bosé confiesa que todo tuvo que ver por “un desamor”: “Esa noche me tomé mi primera copa, me metí mi primera raya que me duró y salió baratísimo”. “A partir de ahí solo conocí la luna, la noche y la parte oscura de Bosé y de Miguel”, señala el cantante, que destaca que pensaba que drogándose era más creativo: “Las drogas son unos estados que utilizados bien dan mucho conocimiento y te dan puntualmente unas visiones de cosas que son interesantes, revolucionarias incluso. Pero cuando pasan a ser un consumo habitual, pierden ese sentido”.

Miguel Bosé destaca que todo comenzó a finales de los años 80 hasta los años 90-91: “Me desperté un buen día y dije, ‘se acabó'”. Eso sí, el cantante afirma que tuvo “un placer” que era difícil de negar y que le costó cortar más tiempo: “De hecho, lo he dejado todo todo hace siete años”. Y es que afirma que ha estado 20 años consumiendo: “Estaba muy enganchado”. Puedes ver su confesión completa sobre las drogas en el vídeo principal de esta noticia.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad