‘Martín Lutero y su mundo’, la exposición sobre un problema político que se trasladó a la religión

– La muestra se abre al público en la Casa de Colón, este jueves, 31 de enero, a las 19:30 horas. Una exposición en la que colaboran el Cabildo de Gran Canaria, el Gobierno de Canarias y la Fundación Isabela, y que está comisariada por la catedrática Elvira Roca Barea.

– La exposición se prolongará hasta el 26 de febrero para, a continuación, visitar Fuerteventura, Lanzarote, Tenerife y La Palma.

Las Palmas de Gran Canaria, 31 de enero de 2019.-  La Casa de Colón abre sus puertas este jueves, 31 de enero, a una exposición en la que, bajo el título 'Martín Lutero y su mundo', y comisariada por la catedrática Elvira Roca Barea, traerá hasta Gran Canaria toda la complejidad y relevancia cultural, religiosa, política y social que la obra luterana ha tenido en los pueblos de Europa a lo largo de los 500 años que han transcurrido desde que Martín Lutero expusiera públicamente su Cuestionamiento al Poder y Eficacia de las Indulgencias.

En la presentación de esta exposición y poniendo en valor la relevancia de la misma estuvieron el consejero de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Carlos Ruiz Moreno, la directora general de Promoción Cultural del Gobierno de Canarias, Aurora Moreno, el director general de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo grancanario, Oswaldo Guerra, la directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, y el representante de la Fundación Isabela, colaboradora del proyecto, Óscar Bermejo.

En octubre de 1517, Lutero planeó un debate sobre la práctica de vender indulgencias; como nadie participó en la discusión, decidió enviar sus tesis directamente al cardenal Alberto de Brandeburgo, elector y arzobispo de Maguncia. Al mismo tiempo, se dice que clavó sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia de Todos los Santos de Wittenberg, que en aquel momento servía como una especie de valla publicitaria.

La medida desató un debate que sacudió los fundamentos de la Iglesia. Con la ayuda de la relativamente recién inventada imprenta, Martín Lutero pudo difundir su mensaje rápidamente.

“Con motivo de este aniversario, la Casa de Colón del Cabildo de Gran Canaria, junto con el Gobierno de Canarias y la Fundación Isabela traerán hasta Canarias, primero en la capital grancanaria y luego en Fuerteventura, Lanzarote, Tenerife y La Palma, esta exposición sobre 'Martín Lutero y su Mundo' que ya ha sido acogida con gran expectación y alto número de asistentes en otras capitales”.

Este recorrido por las Islas fue anunciado por la responsable de Cultura del Gobierno de Canarias.

“El protestantismo fue un problema político que se expresó a través de la religión; su origen ha sido calificado como un 'choque de trenes' entre el Imperio español y los nacionalismos emergentes y se convierte en la primera manifestación del nacionalismo germánico, muy agresivo e intolerante”, según pusieron de manifiesto los responsables del Cabildo grancanario en la inauguración de la exposición.

“Esa lucha de poder de los príncipes Sajones contra Carlos V es el origen de dos conceptos que se han extendido a lo largo del tiempo; los conceptos de la existencia de un norte hacendoso, trabajador, ordenado, cumplidor y fomentador de las artes y las ciencias, frente al sur gandul, de sangre bastarda, que no trabaja, que es sucio. El origen de esa mitología que tanto hemos sufrido los pueblos del sur, incluso durante la crisis económica de hace diez años, está en Lutero y todo lo que se generó a su alrededor hace quinientos años”, según puso de manifiesto Óscar Bermejo.

Pero la muestra que llega a Gran Canaria es ajena por completo a cualquier planteamiento de tipo religioso, “ya que lo que se propone es un recorrido, lo más fiel posible, por la realidad histórica de aquellos años así como por la vida y obra de Martín Lutero”, resume Bermejo en nombre de la comisaria de la exposición, Elvira Roca, que no pudo estar presente en la apertura de puertas de la misma.

'Martín Lutero y su mundo' está articulada en torno a un total de 15 secciones a través de 70 reproducciones de alta calidad procedentes de carteles, grabados, hojas volanderas y otros materiales de la época de Lutero procedentes de diversos museos e instituciones europeas y americanas.

El recorrido que se le propone al visitante se inicia en torno al contexto humanístico que rodeaba la época de Lutero. Un humanismo alemán fuertemente nacionalista y con rechazo a lo latino, considerado como corrupto e inmoral.

El más largo y complejo de los ejes temáticos que vertebran esta exposición, la cual permanecerá abierta hasta el 26 de febrero, es el que tiene que ver con los procedimientos propagandísticos que sirvieron tanto para la expansión de la Reforma como para denigrar al enemigo, encarnado en las figuras del Papa y el Emperador. La propaganda luterana fue una novedad absoluta en la Europa de su tiempo; su virulencia y grosería llegarían a escandalizar a Erasmo y a Tomás Moro.

“Gracias a la imprenta y a la colaboración de un nutrido grupo de artistas de la época, se creó todo un arsenal de grabados, caricaturas, panfletos, etc., con los que se sembraron las iglesias, plazas y tabernas”, afirman los responsables de la exposición.

Para ellos, “muchas son las consecuencias que el luteranismo tuvo y tiene, hasta el punto de que podemos considerar que se trata de un tema inagotable pero la exposición debe tener un punto y final y ese se ha puesto en el crecimiento exponencial de las cazas de brujas, un fenómeno que se produjo en más lugares pero que sólo en territorio luterano alcanzó verdaderos niveles de paranoia colectiva”.

Para los responsables de esta exposición la herencia de Martín Lutero es mucho más que lo que se puede recoger en cualquier tipo de exposición como la que ahora se trae a la Casa de Colón, pero todos coinciden que en este 500 aniversario del origen del luteranismo, la Casa de Colón ofrecerá de manera amena y visualmente atractiva una visión clara de este fenómeno que nació como un problema político pero que se expresó a través de la religión.

El recorrido de esta muestra por el Archipiélago pasará, después de que el 26 de febrero se cierren sus puertas en la Casa de Colón, a Fuerteventura, donde permanecerá desde el 28 de febrero al 17 de marzo, en un espacio aún por determinar.

Desde el 21 de marzo al 7 de abril, Lutero y su Mundo llegarán al Convento de Santo Domingo en Teguise; del 11 de abril al 5 de mayo estará en el Casino de Santa Cruz de Tenerife y desde el 9 al 26 de mayo en la Casa Salazar de Santa Cruz de La Palma.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad