Manolo Vieira celebra en el Cuyás tres décadas de carrera con ‘30 años no es nada’

El humorista promete abrirse “en canal” en las tres funciones de este espectáculo previstas en el teatro grancanario los días 1 y 2 de diciembre

Las Palmas de Gran Canaria, 24 de noviembre de 2017.- El humorista Manolo Vieira regresa al Teatro Cuyás, en esta ocasión para celebrar tres décadas de carrera artística con su espectáculo ‘30 años no es nada’.

El cómico, que en las próximas semanas recalará también en Teror, Tenerife y La Palma, tiene previstas en el recinto del Cabildo grancanario tres funciones de su nuevo show. Serán el 1 de diciembre, a las 20.00 y a las 22.30 horas, y al día siguiente, el domingo 2,  a las 20.00.

El montaje parte de una premisa: si lo comparamos con la edad del universo, treinta años –los que el artista lleva trabajando- son solo un suspiro, en su caso, de alegría.

En ’30 años no es nada’, Vieira echa la vista atrás para recordar cómo hace ya tres décadas soñó con su emblemático Chistera, un espacio destinado a la risa y a la sinceridad, y en el que “la libertad fuera la bandera; la razón fuera la risa y el motivo fueran los espectadores”, según el humorista, que ahora promete abrirse “en canal” ante el público que acuda al Cuyás.

“Me hacía falta porque la gente conoce al artista, al personaje, pero se ignora a la persona, y por eso hablo aquí de mí, de mi entorno y de mi gente”, explicó durante la presentación junto al director artístico del recinto, Gonzalo Ubani. 

Para ello y con grandes dosis de improvisación y frescura, se retrotraerá a su infancia y a los orígenes de su carrera, allá por los años ochenta del siglo pasado, recuperando temas y personajes ya clásicos de su trayectoria, que forman parte de su vida y, por tanto, de la de todos los canarios que lo han seguido durante este tiempo.

“El camino se hace andando, y es precisamente ese camino a lo que llamamos vida. En esa carrera hay metas que, tarde o temprano, alcanzamos o no, pero, mientras tanto, vamos escribiendo historias en nuestro diario, cosechando experiencias y tomando a gente de la mano o soltándolos”, reflexiona el humorista, que, sin embargo, niega ser una persona nostálgica.

“No soy nostálgico, pero tampoco quiero romper con el pasado, porque pierdes el norte”, matiza, para a continuación sentenciar, sin pretender ponerse demasiado serio, que “valorar el pasado te permite valorar también el presente”.

A precios que oscilan entre los 12 y los 20 euros, las entradas para este espectáculo están ya a la

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad