La SIT acoge el estreno de ‘Lo que cantan los grillos’, de Ángulo Producciones

  • La obra, escrita por Abian de la Cruz y dirigida por Ruth Sánchez, está a punto de colgar el cartel de ‘todo vendido’ y ve la luz este fin de semana tras un período de residencia artística

La Sala Insular de Teatro (SIT) acoge este fin de semana el estreno de ‘Lo que cantan los grillos’, la nueva propuesta Ángulo Producciones (Raúl Morán) y de la que este miércoles se ha ofrecido un adelanto a los medios de comunicación al que ha asistido el director general de Cultura del Cabildo grancanario, Francisco Bravo de Laguna.

La obra, que tras dos semanas se residencia artística se exhibirá en la propia SIT el viernes y el sábado a las 19.30 horas, está escrita por Abian de la Cruz y protagonizada, a las órdenes de Ruth Sánchez, por María de Vigo, Toni Báez y Andrea Zoghbi.

En ella, un hombre lánguido y triste llamado Donny juguetea con una pistola cargada dispuesto a suicidarse en una noche azul y amarilla (azul por los charcos y amarilla por la luz de las farolas que desdibuja los tejados), pero la ciudad y la noche son caprichosas y harán que, tras cruzarse con Cloe, el protagonista cambie de planes.

Así, sin pretenderlo, Donny deja el chasquido del arma para otro momento. Quizás para otro amanecer. Con la salida del sol, solo piensa en ese encuentro fortuito, y, aunque no está para ilusionistas, casi podría decirse que un simpático y misterioso señor que se autodenomina El Relojero, puede leerle la mente.

Después, Donny se pierde por la angosta ciudad tras tropezarse con Rumba y Lucrecia, una curiosa pareja cuya existencia gira en torno a las bromas y al consumo de drogas y cuyo único fin en la vida parece ser la creación en el sofá de la silueta más elaborada.

Una de las cosas que más sorbe el ya de por sí poco seso de Rumba y Lucrecia es la asistencia a los conciertos “privados” de su vecino Nino, apodado así en honor al gran Nino Bravo y al que oyen desde su piso aporrear y destrozar canciones sin piedad y ni conocimiento.

Una historia de culpa underground

Afirman desde su productora, que ‘Lo que cantan los grillos’, que no está recomendada para menores de 13 de años, “asienta sus bases en el sentimiento de culpa, ese que acecha a sus personajes en cada esquina de la ciudad que habitan”.

“Lo industrial y la cultura underground ayudan a construir la sucia y repugnante atmósfera en la que unos atormentados hermanos se han visto obligados a vivir”, añaden sus responsables, para quienes “el espectador se sumergirá en las cloacas de una sociedad podrida y desesperanzada que grita pidiendo auxilio con desesperación”.

“Encadenados a un precipicio emocional, los protagonistas de esta historia tendrán que decidir si liberarse y caer al vacío, o tratar de escalar hacia una vida mejor”, concluyen.

Desde solo 10 euros, las últimas entradas disponibles para ‘Lo que cantan los grillos’ se encuentran a la venta en la web www.salainsulardeteatro.com y en la taquilla del Teatro Cuyás, en la calle Viera y Clavijo de la capital grancanaria. Además, antes de cada función (están previstas a las 19.30 horas los días 23 y 24 de abril), lo estarán también en la taquilla de la propia SIT, en la avenida Primero de Mayo.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad