La Fiscalía pide nueve años para el coreógrafo Rafael Amargo por presunto tráfico de drogas

La Fiscalía pide nueve años de prisión al considerar que vendió drogas en su propio domicilio a terceras personas de manera «persistente» a cambio de dinero y por tanto le imputa un delito contra la salud pública.

El artista fue detenido hace un año en su domicilio de Madrid y fue acusado de un supuesto delito de organización criminal más otro de tráfico de drogas. Los investigadores registraron dos viviendas y tanto el bailarín como los otros dos arrestados quedaron en libertad.

En el escrito de acusación la Fiscalía también solicita nueve años de cárcel para el productor Eduardo de Santos porque actuaba de forma «conjunta» con el otro acusado en la compra y posterior distribución de dichas sustancias.

Además la Fiscalía no pide pena para la pareja de Rafael Amargo, Luciana Bongianino, a la que en cambio el juez del caso sí considera, junto a los otros tres acusados, posible autora de un delito contra la salud pública y otro de pertenencia a grupo criminal.

Amargo fue puesto en libertad el 1 de diciembre de 2020

En el caso de Amargo fue puesto en libertad y ha continuado su actividad artística tras su detención el 1 de diciembre de 2020 por un presunto delito de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal.

En su auto de procedimiento, el juzgado que instruyó el caso concluyó que Amargo lideraba un grupo de traficantes de droga, sobre todo metanfetamina, desde su domicilio y utilizando «mulas» para hacer llegar la droga al domicilio del cliente.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad