La ‘cyca circinalis’ se recupera en el interior del MUBEA, una vez controlada la plaga

  • Las consejeras de Cultura y Medio Ambiente, Guacimara Medina e Inés Jiménez, respectivamente, visitan la bicentenaria planta para conocer el resultado de los tratamientos que se le vienen aplicando desde el pasado año

Las consejeras de Cultura y Medio Ambiente del Cabildo grancanario, Guacimara Medina e Inés Jiménez, acompañadas del técnico ambiental y especialista en árboles singulares, Agustín Suárez, cursaron una visita para conocer el resultado de las actuaciones de mejora y mantenimiento que se han venido llevando a cabo desde el pasado año 2020 en la bicentenaria ‘cyca circinalis’ que ocupa el patio principal del histórico edificio en el que el Cabildo inaugurará a principios del año 2023 el futuro MUBEA Gran Canaria, Museo de Bellas Artes.

Como se recordará la decisión definitiva de preservar el citado ejemplar ha obligado al Cabildo y al equipo de Romera y Ruiz Arquitectos, a rediseñar el proyecto de intervención en el Patio 1 en el que está plantada la citada cyca que, además pasará a formar parte del catálogo de árboles singulares y protegidos de Gran Canaria. Este raro ejemplar cuya antigüedad se desconoce, así como la identidad de la persona que la plantó con posterioridad a 1796 en el edificio que albergó durante casi tres siglos el Hospital San Martín, en la zona del casco fundacional de Vegueta, ha sido tratado con la finalidad de romper el ciclo biológico de los patógenos de difícil erradicación que lo afectaban a su follaje.

Los informes que maneja la Consejería de Medio Ambiente realizados por la empresa Palmatum, indican que la plaga está reducida y controlada en más de un 98 por ciento. Los tratamientos que se han aplicado han incluido desde la fumigación, limpieza del polvo y suciedad generados por los años de abandono desde 1995 y la obra que ejecuta en la actualidad la empresa Satocan, al tratamiento del suelo con microorganismos nativos y abonos fermentados capaces de retroalimentar la actividad biológica de la mencionada planta, pasando por la instalación de un sistema de riego por micro aspersión y la ampliación de la superficie de su parterre, entre otros.

Tanto Guacimara Medina como Inés Jiménez han coincidió en destacar que la ‘cyca circinalis’ será un monumento natural que no solo añadirá valor a la historia de este edificio cuyo origen data del siglo XV, sino que constituirá para los visitantes una atracción más que se sumará a la dimensión del poderoso interés patrimonial que se exhibirá en su interior.

De hecho, el retraso que ha experimentado el proyecto del MUBEA Gran Canaria, Museo de Bellas Artes, se debe fundamentalmente a la importante modificación que tuvo que articularse el pasado año en el patio principal del edificio con la intención de salvar esta ‘cyca cyrcinalis’ bicentenaria en peligro de extinción en el mundo.

La solución diseñada con la que se salva al raro ejemplar de casi doce metros de altura, contempla el acristalamiento vertical con vidrio autoportante de nueve metros de altura de la galería que circunda dicho patio que, además, operará a modo de hall-distribuidor de visitantes. Este sistema acristalado que impide el paso del 99 por ciento de la radiación ultravioleta del sol ha sido adquirido en Holanda y su transparencia permitirá a los visitantes disfrutar tanto de la ‘cyca circinalis’ como de la estética de sus diferentes elementos arquitectónicos y del corredor abalconado de madera de la segunda planta del histórico edificio. En lo que resta de año se acometerá esta obra, una de las pocas que están pendientes en el espacio intervenido, que suma un 35 por ciento de la superficie total de este icónico e histórico edificio, en el que la Corporación que preside Antonio Morales ha invertido hasta la fecha la cantidad de 4. 966.006 euros.

Las acciones en la cyca se llevan a cabo regularmente desde el pasado año 2019. Los trabajos también han permitido el análisis de las hojas de la planta en el laboratorio de fitopatología del Cabildo de Gran Canaria. En donde principalmente más se ha incidido ha sido en el tratamiento en los cogollos de las brotaciones secundarias que acompañan al robusto tronco principal, así como en su corona terminal. Ahora se persigue que la planta sufra situaciones de estrés hídricos y de suciedad en su follaje que mermen su capacidad fotosintética.

Hay que recordar que la ‘cyca circinalis’ del futuro Mubea es, según los especialistas botánicos de las islas, única en su género en Canarias, lo que le confiere un valor extraordinario. La planta que aparece en el Planeta hace 330 millones de años, es originaria de Sri Lanka (India) y está en peligro de extinción, calculándose que en un futuro no muy lejano habrá desaparecido definitivamente de la faz de la tierra. Cultivada en jardines con preferencia por los climas cálidos, la cyca del Mubea se trata de una planta hembra.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad