La Cueva del Viento ha recibido más de 125.000 visitas desde su apertura en el año 2008

Este tubo volcánico dependiente del Cabildo, ubicado en Icod de los Vinos, es el más grande de Europa y el quinto mayor del mundo

Tenerife – 23/03/2018. La Cueva del Viento, cavidad volcánica dependiente del Cabildo ubicada en el municipio de Icod de los Vinos, ha recibido más de 125 000 visitantes desde su apertura, en el mes de junio de 2008. Se trata del tubo volcánico más grande de la Unión Europea y el quinto más grandes del mundo. La consejera insular de Museos, Amaya Conde, señala que “se ha convertido en un importante recurso de interés turístico que se gestiona desde lo público primando la conservación y la difusión de nuestro patrimonio natural”.

La Cueva del Viento se formó hace 27 000 años, con lavas basálticas que procedían de la primera erupción del volcán Pico Viejo, situado junto al Teide. Su nombre se debe a las corrientes de aire que se producen en su interior. Está compuesto por una gran red de pasajes subterráneos, y son innumerables las ramificaciones que quedan aún por explorar, para poder ampliar su longitud en el futuro. Destaca por sus características geomorfológicas, pues sus galerías se disponen en tres niveles superpuestos, y este fenómeno no se ha descrito en ningún otro lugar del mundo. Además, presenta una gran variedad de estructuras de origen primario tales como estalactitas de lava, cascadas lávicas, terrazas laterales y lagos de lava, entre otras.

Bajo la gestión del Cabildo, los interesados pueden realizar una visita de dos horas al lugar, acompañados por un guía experto que explica las características de esta cavidad volcánica. De igual modo, como la cueva no tiene iluminación artificial, el recorrido interior se realiza con un casco con luz eléctrica. El tramo visitable contiene numerosas formaciones y fenómenos ‘dibujados’ por la lava al avanzar y cambiar su viscosidad. Transcurre por la zona de cultivos de medianías, pinar y fayal-brezal, campos de lava, así como por un antiguo camino real, casas de labranzas y eras.

Los horarios de visita varían en función de la época del año. En verano, se llevan a cabo los lunes, miércoles, jueves y viernes, de 09:00 a 19:00 horas; y los martes, sábados y domingos, de 09:00 a 16:30 horas. En invierno (de octubre a marzo), tienen lugar todos los días hasta las 17:00 horas, a excepción del jueves, que es hasta las 18:00 horas. Es necesaria la compra anticipada de los tickets online accediendo a la página web http://www.cuevadelviento.net.

Otro de los aspectos destacables de la Cueva del Viento es su fauna subterránea. La cueva alberga un total de 190 especies conocidas, la mayoría invertebrados. De ellas, 15 son nuevas para la Ciencia, como la cucaracha sin ojos Loboptera subterranea o los carábidos Wolltinerfia martini y Wolltinerfia tenerifae. En su interior también se encuentran algunos restos fósiles de animales vertebrados ya extinguidos, como la rata y el lagarto gigantes, y otros restos óseos de especies ya desaparecidas en Tenerife, como la graja y la hubara.

Esta cavidad era ya conocida por los guanches hace más de 2.000 años, pues se han encontrado restos de enterramientos en ella. Pero hasta el año 1776 no se tiene ninguna referencia. En este mismo año, los hermanos Bethencourt de Castro y Afonso Molina la citan en su descripción de la Cueva de San Marcos.

En el año 1994 empiezan las obras de acondicionamiento para hacer visitable el tubo volcánico, coordinadas por el antiguo Museo de Ciencias Naturales, integrado hoy en el Museo de la Naturaleza y el Hombre. Una de las primeras actuaciones fue desescombrar la boca donde terminaba uno de los ramales.

En 1998, el Gobierno de Canarias aprobó, para garantizar su conservación, un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Cueva del Viento, paso previo a su declaración como Reserva Natural Especial. El Plan nació para frenar las actuaciones que dañan a la Cueva, como nuevas construcciones, alteración del suelo o cualquier tipo de vertido. Además, establece medidas de mejora, como una red de alcantarillado que evite el vertido de aguas negras y el apoyo a la investigación científica o a la educación ambiental.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies