La Casa-Museo León y Castillo de Telde desgrana los entresijos del proyecto artístico ‘Relámpagos’

  • El acto se celebra el día 10 de abril, a las 11:00 horas, con la presencia de los artistas Saro Hernández y José Rosales, acompañados por el comisario de la exposición, Tomás Pérez-Esaù

La Casa-Museo León y Castillo de Telde acoge el día 10 de abril, a las 11:00 horas, una mesa redonda para desgranar los entresijos del proyecto artístico ‘Relámpagos: hacia un nuevo despertar’, una exposición que puede visitarse hasta el 2 de mayo en este centro museístico dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario.

En esta actividad participan el comisario de la exposición, Tomás Pérez-Esaù, junto a los artistas y creadores de este proyecto, Saro Hernández y José Rosales. El acto es con entrada gratuita, previa inscripción en el teléfono 928 691377 o en el correo electrónico leonycastillo@grancanaria.com.

El proyecto audiovisual y poético ‘Relámpagos’ nace de las creaciones del pintor José Rosales y de los textos poéticos de Saro Hernández, y tiene a la isla de Lanzarote como eje principal. Esta muestra, que abrió el pasado 4 de marzo, puede visitarse de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas, con entrada gratuita y aforo limitado.

La novedosa exposición, que cuenta con la colaboración de Gestión Art-e, aúna pintura, vídeos, sonidos y literatura. La obra en blanco y negro del artista multidiscipliar teldense José Rosales, uno de los precursores de la videocreación y la video-instalación en Canarias como miembro del grupo 3TT, junto a los Haikus (un tipo de poesía japonesa) de Saro Hernández, es la puerta de entrada a una dimensión carente de perspectiva.

Ambos artistas trasladan la magia de Lanzarote hasta Telde gracias a los volcanes antropomorfos pintados en las paredes, que expulsan paisajes inspirados en la isla por su cráter, sumado a los sonidos del mar y de truenos, y también a textos poéticos.

La exposición ‘Relámpagos’ es acromática, no tiene color y juega con el espacio y con la luz, apuntan los dos artistas. El objetivo es que el visitante se libere de su parte racional, que sea un tránsito hacia un no lugar, detalla Rosales.

Es la primera vez que ambos artistas se unen para crear un proyecto conjunto y la idea surgió de la relación que ambos mantienen con Lanzarote, lugar de residencia del pintor desde hace 10 años, y sitio al que Hernández acude cada mes desde hace ocho años por motivos laborales.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad