Victoria, esposa de Amadeo I, protagoniza la charla de González Padrón

  • La conferencia tiene lugar en la Casa-Museo León y Castillo de Telde el día 14 de julio, a las 19:00 horas

El historiador y cronista de Telde, Antonio González Padrón, imparte en la Casa-Museo León y Castillo el día 14 de julio, a las 19:00 horas, la conferencia ‘Victoria, la compañera inseparable de Amadeo I’, en la que aborda la vida y el legado que dejó en España quien fuera Reina consorte entre 1870 y 1873, María Victoria dal Pozzo della Cisterna, tiempo que duró el breve reinado de la Casa de Saboya en el país. “Dotada de un gran sentido social, antes, durante y después de su reinado en España, dedicó muchos esfuerzos y capitales personales a la creación de hospicios, asilos, hospitales y casas de acogida”, explica González al tiempo que agrega que es recordada por crear el Asilo de Lavanderas, una guardería para cuidar a los hijos de estas mujeres.

Esta charla es la tercera conferencia del ciclo ‘Mujeres que hicieron historia. Reinas de España’, en el que González Padrón hace un repaso de la vida de seis monarcas, desde María Cristina de Borbón y Dos Sicilias hasta Victoria Eugenia de Battemberg. Se trata de una actividad gratuita, con aforo limitado, previa inscripción a través del correo electrónico leonycastillo@grancanaria.com o llamando al teléfono 928 691 377.

María Victoria dal Pozzo della Cisterna  (1847-1876) fue reina consorte de España por su matrimonio con Amadeo de Saboya, quien llegó al trono después de la expulsión de la Reina Isabel II tras la denominada ‘La gloriosa’ en 1868. Tras esta revolución, Serrano y Prim, entre otros, indagaron sobre la mejor forma de dar un nuevo Jefe de Estado al país, explica el historiador.

“Aunque los republicanos ya tenían algunas ideas sobre el asunto, los monárquicos, fueran estos conservadores, liberales moderados, radicales o progresistas, no estaban por la labor de instaurar una República. Así, nombraron varias delegaciones que visitaron diferentes países europeos con el fin de buscar entre las casas reinantes un príncipe que aceptara el ofrecimiento de ser el futuro Rey de España. A nadie se le esconde que, sobre todo Prim, lo quería liberal, progresista, constitucionalista y, a ser posible, si no masón sí allegado a tal ideología”, agrega.

“Después de varios intentos con príncipes alemanes-austríacos y algún que otro francés, la elección recayó en la Casa de Saboya, nacida como dinastía en el Piamonte, región fronteriza entre Francia e Italia, y que más tarde encabezó la unificación italiana. El segundo hijo del Rey de Italia Víctor Manuel II era Amadeo, duque de Aosta, quien después de muchas reticencias y por influencia de su padre, que ya había colocado en el trono de Portugal a su hija, el joven príncipe aceptó”, detalla González Padrón.

Victoria dal Pozzo della Cisterna, que ya estaba casada con Amadeo I cuando llegó al trono de España, era una joven de extensa y profunda cultura, ya que su madre la dotó de los mejores profesores en diferentes materias, destacando entre todas ellas el estudio de seis idiomas, que llegó a hablar a la perfección, incluido el español, explica el cronista.

Formaba parte de una de las familias más ilustres de la aristocracia europea, ya que por parte de padre recibió numerosos títulos italianos muy antiguos y por parte de madre recibió títulos de origen belga. “Su saneada fortuna hizo realidad el poder casarse con un hijo de Rey”, asegura.

“Victoria sufrió en España el ninguneo de la aristocracia, que quería mostrar así su lealtad a los Borbones destronados. Las clases medias tampoco le dieron su favor y el pueblo llano vio en ella una persona bondadosa, capaz de crear el llamado Asilo de Lavanderas, que vino a cubrir una necesidad imperiosa para atender el cuidado de los numerosos hijos de estas. Si primero fue Madrid, luego serán otras ciudades españolas quienes reciban los favores de la Reina”, agrega el historiador.

Además, entre la nobleza tuvo fama de ser excesivamente ahorrativa ya que no se gastaba el dinero ni en joyas ni en vestidos de alta costura. La desdeñaron desde un principio por poseer ‘gustos muy de burgueses’, detalla.

Pese a recibir muchas infidelidades por parte de su marido, tanto en Italia, como en España, fue la compañera inseparable de Amadeo I, quien no solo le confiesa su amor sino se  preocupó por ella cuando se contagia de tuberculosis y hace todo lo posible por curarla.  “Cuando se marcha de España, todavía joven, sufre una depresión tremenda que desemboca en la tuberculosis que finalmente le provoca la muerte cuando solo tenía 29 años”, asegura. Las portadas de los periódicos italianos tras su muerte aseguraron que fue una Reina que en poco tiempo, vivió mucho, concluye González Padrón.

Un ciclo de seis Reinas de España

El ciclo ‘Mujeres que hicieron historia. Reinas de España’, que imparte íntegramente Antonio González Padrón, pretende dar una nueva visión de las Reinas españolas, tanto en el caso de Isabel II, que fue Reina titular, como de las que fueron consortes. María Cristina de Borbón y Dos Sicilias fue la protagonista de la primera de las charlas, seguida por Isabel II para continuar ahora con María Victoria dal Pozzo della Cisterna.

María de las Mercedes de Orleáns y Borbón será la protagonista en septiembre, mientras que María Cristina de Habsburgo y Lorena lo será en octubre y Victoria Eugenia de Battemberg,  en noviembre.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad