La Academia de Cine organizó una jornada sobre la promoción del cine español en el extranjero

Francia como modelo, la reflexión sobre por qué se nos resiste el mercado iberoamericano o las oportunidades que se abren en China son algunas de las conclusiones de la jornada ‘La promoción exterior: clave para el éxito’, celebrada hoy en la Academia de Cine. En el marco del último número de la revista ‘ACADEMIA’, que aborda estas cuestiones, la institución organizó este lunes tres mesas redondas para debatir y analizar la importancia de vender nuestra cinematografía fuera de nuestras fronteras.

En la primera se abordó ‘La promoción comercial en el exterior’. Moderada por la productora Mª Luisa Gutiérrez, el debate contó con Javier Martínez Íñiguez, jefe del sector audiovisual del ICEX; Germán Mori, director de Relaciones Internacionales de FAPAE; y el productor, fundador y consejero delegado de A Contracorriente Films, Adolfo Blanco.

Martínez señaló que la principal labor del ICEX es la ayuda a la internacionalización de las empresas, no a la promoción interna de una película concreta. “Tenemos que facilitar su presencia en los principales mercados internacionales, que lo único que tengan que hacer es reunirse y no preocuparse de cuestiones como el espacio o la proyección de los tráilers”. 

En el mismo sentido se pronunció Mori, que lucha desde FAPAE para que “se escuche la voz de España en federaciones internacionales  e iberoamericanas de productores”, y puso el foco en el mercado de habla hispana y portuguesa del otro lado del Atlántico. Un objetivo que se resiste al cine español “por el lenguaje y porque muchas veces no son historias universales que se entiendan en todos los países”.

Casi una masterclass de marketing impartió Blanco, que destacó la dificultad de vender una película en el exterior que no ha triunfado en España y animó a fijarse en el modelo francés y concretamente en el sistema de pases de UniFrance. “Trato personal en festivales, ir a ver a sus responsables e invitar a distribuidores, agentes de ventas y periodistas a visionar las películas es esencial”, aseguró el consejero delegado de A Contracorriente, que sugirió medidas para perfeccionar el actual modelo de los Spanish Screenings y a Barcelona como sede de los mismos.

Abrir el mercado chino a España

El caso de éxito de la cinta Contratiempo en China ha sido el gran protagonista de la segunda mesa redonda, centrada en ‘Las ventas y los mercados internacionales’. El productor y director general de Latido Films, Antonio Saura; el presidente de Film Factory, Vicente Canales; y el director y guionista Oriol Paulo fueron los ponentes en este debate, moderado por el productor y director Larry Levene.

“China es uno de los mercados que más alegrías nos puede dar en un futuro. Contratiempo se estrenó en 6.000 pantallas y logró 65 millones de dólares de recaudación”, apuntó Canalessobre este público potencial, que en 2016 creció hasta los 1.370 millones.

Paulo relató su experiencia con esta cinta, que le llevó a una promoción más propia de unblockbuster estadounidense que de una película española. “Me animó a implicarme que en China apuesten mucho por la versión original subtitulada. La película llevaba un millón de descargas ilegales en el país antes de su estreno. El boca a boca ayudó a la venta”, aseguró el director y guionista.

Si el interés del mercado asiático por España se ha incrementado, Saura alertó de los peligros de la censura y la relación de esta apuesta europea con la salida de los mercados estadounidenses. “En esa lucha con Hollywood se han abierto al mercado europeo”, comentó el responsable de Latido Films, que celebró el aumento cada vez mayor de las preventas en el extranjero, como es el caso de El reino, de Rodrigo Sorogoyen –“Implica que ya hay unas expectativas”–.

Programar nuestro cine

 

Los encuentros se cerraron con un debate sobre la promoción cultural en el exterior. Marina Díaz, técnico de cine del Instituto Cervantes, y Elvira Cámara, jefa de área de actividades culturales de la AECID, hicieron gala de la gran sinergia entre sus entidades para hacer llegar el cine español a los públicos extranjeros, cuando ya ha terminado su recorrido comercial.

Joan Álvarez, director general de la Academia, fue el moderador de esta mesa, en la que se señaló el interés por romper la barrera del lenguaje y trabajar con los agentes locales. “Empleamos gran parte de nuestro presupuesto en subtitular y eso es algo que permite que lleguen películas que de otro modo no lo harían”, aseguró Díaz.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad