Junco, el ‘Barry White’ gitano, se suma al programa de las sanjuaneras de Telde

El cantante actúa el día 24 de junio en el Auditorio José Vélez  junto a Los Chichos

 

5/6/2017.- El legendario artista Junco se sumará al concierto que con motivo de las Fiestas de San Juan tendrá lugar en el Auditorio José Vélez de Telde la noche del día 24 de junio próximo. Ricardo Gabarre, conocido artísticamente como Junco, completa de esta manera un cartel en el que también figuran los míticos Los Chichos.


Nacido en Fraga (Huesca) en el seno de una humilde familia de etnia gitana, Junco se ha reinventado treinta años después reencarnándose en los temas imperecederos de cantantes como Sandro Giacobbe,  Albert Hammond, Battisti o Richard Cocciante, entre otros. El Barry White gitano, como le llegaron a llamar en la época, canta desde los nueve años. A los dieciséis formó parte del grupo Los ángeles gitanos que el crítico musical e impulsor de la copla andaluza, Lauren Postigo, popularizó con actuaciones por las salas de fiesta de aquella España del gris desarrollismo franquista.


Con lo que sacó vendiendo un lote de bikinis (que le había dado un socio de su madre), se compró su primera guitarra, por la que pagó 600 pesetas. Con ella compuso sus primeras canciones, ‘Hola mi amor’, ‘Al galope’ o ‘Mala mujer’, que recoge en su LP publicado en 1986, ‘Hola mi amor’, al que siguió ‘Vivir de amor’ (1988) y ‘No quiero nada’ (1989).


En los años 80, sus canciones le convirtieron en incombustible superventas y en los 90 arrasaría con infinidad de versiones de clásicos sentimentales italianos. Sobre los escenarios españoles y americanos se consagró con su rumba romántica y su reconocible voz rasgada con la que interpretaba lo que se dio en llamar la balada gitana.


En el recital de Telde interpretará sus grandes éxitos, desde ‘Hola mi amor’ a ‘Bella sin alma’, pasando por ‘Jardín prohibido’, ‘Bailar pegados’, ‘Noche de San Juan’ o ‘Celos’, entre otros muchos. A punto de cerrar un acuerdo con el sello Universal, Junco regresa a Gran Canaria después de casi treinta años de su último recital ofrecido en la isla.  El cantante posee doce discos de platino y uno de oro, así como otro de diamante.


Junco, que compartirá cartel con otros incombustibles –Los Chichos- en el concierto que tendrá lugar en el teldense Auditorio José Vélez con ocasión de las fiestas sanjuaneras que impulsa el ayuntamiento de esa ciudad, confiesa que estaría encantado de cantar esa noche junto a José Vélez uno de sus éxitos más sonados, ‘Vino griego’.


Las entradas para la citada actuación de Junco y del trío que fue programado en la última edición del Primavera Sound junto a Radiohead, ya pueden adquirirse a través de la página de venta online www.entrees.es al precio de 15 euros.


“La música me ha dado muchas alegrías y satisfacciones. El día que me muera tendré que hacerlo sobre un escenario. El público todavía me quiere y se acuerda de Junco. Muchos se creían que había fallecido y otros que me había retirado, pero no, Junco ha vuelto. Estoy con ilusiones renovadas, con mucha fuerza para llegar a la meta aunque sea arrastrándome”, señala el cantante que el pasado año comprobaba como su mítico ‘Hola mi amor’, seguía dando que hablar al ser elegido tema principal de la película ‘Cuerpo de élite’ en la que figuraban los actores María León, Miki Esparbé o Jordi Sánchez, entre otros.

 

De esa canción vendió más de un millón de ejemplares. “Si dijera la historia que hay detrás de esa canción la gente no se lo creería. Estaba en casa y me disponía a tomar un café, cuando observé en un patio cercano a un albañil que le decía a su mujer que estaba tendiendo la colada: “hola mi amor, tengo que hablar contigo” Cogí la guitarra y la compuse sobre la marcha”, confiesa.

 

“Por eso yo siempre he escrito lo que de verdad le pasa a la gente, los actos sencillos que conforman la esencia de su día a día en los que cabe el amor, la desolación y la alegría. Suelo desechar muchas canciones cuando imagino que la gente no se va a identificar con ellas. Quiero que mis letras les duela y les transmita una realidad. Soy muy exigente conmigo mismo”, añade.

Reconoce que su ídolo ha sido siempre Manzanita, aunque también siente admiración por Camarón de la Isla con quien actúo varias veces, Los Chichos, Parrita o Roberto Carlos.

 

Tras la desaparición de Los ángeles gitanos Junco se dedicaría durante muchos años a la venta ambulante sin dejar de escribir canciones en los ratos que le permitía aquella actividad que lo devoraba entre pedidos,  mercadillos de extrarradio e interminables horas al volante trasladándose de feria en feria. Su trayecto ha sido duro, pero nadie puede arrebatarle los doce discos de platino y uno de oro y otro de diamante que han jalonado ese recorrido en el que ha debido dar esquinazo a más de una decepción.

 

Recuerda aún el millón de pesetas que cobraba por gala en la época gloriosa de la canción española, y lo que facturaba por venta de discos y casettes por centenares de miles. Lo de Junco es un apodo que le coló su padre, que atendía a varias caballerizas cuando él era un niño. “Mi padre me decía “si ves que se te tuerce algún caballo atízale en los talones con el junquico.  ‘Junquico’ fui de pequeño y de mayor me quedé en Junco”, comenta el cantante que tiene un hijo de 25 años “pero que no tiene el salero mío. En mi familia Junco sólo hay uno”. El respeto que tiene ahora a volar le impide afrontar compromisos en México y Chile, países que le reclaman en esta nueva etapa artística.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad