García-Alcalde: “La guerra La Provincia-Canarias7 fue desangrante”

El periodista asturiano fue el protagonista del último programa de ‘Confesiones’, emitido este sábado

Hablar de periodismo es hablar de Guillermo García-Alcalde, quien fuera director de la cabecera más importante e influyente del Archipiélago, La Provincia, entre los años 1972 y 1977. Tras sus años en este cargo –y ya como responsable de la empresa editora del diario– fue testigo de la cruda guerra entre dicho medio y Canarias 7, un conflicto que le pasó factura en el ámbito personal. Sobre dicha enemistad aseguró que “fue muy desagradable” y que “era una guerra desangrante en la que nadie ganaba”. Su historia, ligada al auge de la cultura periodística en las Islas, fue protagonista este sábado en ‘Confesiones’, el innovador espacio televisivo de ETIQUETA AZUL PRODUCCIONES que busca retratar a las figuras más destacadas de Canarias.

“Es un periodista de raza, de estirpe”. Así definió José Miguel Pérez, expresidente del Cabildo de Gran Canaria y exvicepresidente del Ejecutivo regional, a García-Alcalde. Este reconocido periodista asturiano se incorporó en 1966 a la redacción de La Provincia-Diario de Las Palmas y, tras un breve regreso a su tierra natal, volvió al diario canario como director del mismo. Permaneció en el cargo durante cinco años, tras lo cual se convirtió en consejero y director general de Editorial Prensa Canaria.

Pedro Guerra, presentador y productor ejecutivo de 'Confesiones'. / Carlos Díaz-Recio Pedro Guerra, presentador y productor ejecutivo de ‘Confesiones’. / Carlos Díaz-Recio

Gran conocedor de los secretos de la profesión, García-Alcalde aún profesa un profundo amor por el periodismo, especialmente por la prensa escrita, de la que descartó que vaya a desaparecer próximamente, tal y como lleva vaticinándose desde la irrupción de Internet y los medios digitales, “porque la prensa ha pasado por los todos los avatares posibles desde que hace cuatro siglos apareció el primer periódico de noticias en Florencia”.”Hubo unas pugnas muy duras entre los dos periódicos, y entonces empecé a tener enemigos”

“La prensa tuvo que convivir con la radio, con la televisión después y ahora con todas las redes digitales”, apuntó como argumento para reflejar el instinto de supervivencia de la prensa escrita a lo largo de los años. Además, destacó que, al contrario de lo que sucede en Internet, la prensa escrita “tiene un plus de credibilidad que no tienen en la misma intensidad otros medios”.

Igualmente, duda que Internet “haga periodismo”, pues “tiene muchas posibilidades de lanzar al aire noticias que unas veces son serias y otras no”. Consideró que ofrece “una fórmula distinta, cuyo principal objetivo no son las noticias periodísticas”, por lo que vaticina una larga vida por delante y salud plena a la prensa escrita. No obstante, de aquí a los próximos diez años, recalcó que “los periódicos tienen que ir decantando su personalidad en relación con un cambio de época que es el que estamos viviendo ahora y que nos va a dejar un mundo distinto. En ese sentido, tienen que perfeccionar su papel informativo y la libertad opinativa”.

Un momento de la entrevista de este sábado. / Carlos Díaz-RecioUn momento de la entrevista de este sábado. / Carlos Díaz-Recio

Uno de los episodios más tensos y desagradables de la vida profesional de García-Alcalde fue la guerra abierta entre las dos cabeceras informativas más importantes de las Islas: La Provincia y Canarias7. Tras alcanzar el primero un notable poder dentro de la sociedad isleña, se creó en 1982 Canarias7 para generar competencia.

Durante su etapa en La Provincia recibió llamadas anónimas amenazando con matarle

“Era una guerra desangrante en la que nadie ganaba. Fue muy desagradable”, confesó, agregando que “hubo unas pugnas muy duras entre los dos periódicos, y entonces empecé a tener enemigos”. Ello provocó que recibiera amenazas de muerte, tal y como confirmó su mujer, María del Carmen Rey, afirmando que “hubo una época en la que pasé miedo. Llamaban anónimos diciendo que lo iban a matar”.

Sobre su etapa en La Provincia, recordó que “en sus primeros meses se quiso hacer un periódico democrático, abierto y, sobre todo, con una visión progresista. En sus primeros nueve meses de vida tuvo nueve expedientes administrativos y un secuestro”. Opinó que, a pesar de dichas complicaciones, “se hacía un periódico con un voluntarismo extraordinario y con la ilusión de que estabas haciendo algo distinto y que estabas contribuyendo a cambiar el esquema mental de los lectores”.

Aún así, lamentó la censura existente en la época: “Tenías que rectificar o no salías. Te decían ‘esto no’, ‘esto sí’, ‘esto se dice de esta manera’ y, si no hacías caso, te exponías a un expediente informativo, y si era una cuestión más grave era un secuestro”. Por último, desveló que el político con el cual tuvo peor relación fue José Manuel Soria. “Él no estaba todavía en la política. La primera conversación que tuvimos fue súper cordialísima e interesantísima, porque es un hombre inteligente y bien formado, pero cuando se puso al frente del PP canario dio un cambio terrible y, además, inexplicable”. En cambio, con Lorenzo Olarte reveló llevarse especialmente bien. “Soy padrino de uno de sus hijos”, manifestó.


*Publicado por Pablo García en Tiempodecanarias.com

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad