Filmoteca proyecta la película ‘La gran ilusión’, una de las obras maestras de Jean Renoir

·        La sesión será el próximo jueves 9, a las 20:30 horas, en el Aguere Espacio Cultural, en La Laguna

Filmoteca Canaria, departamento dependiente del Gobierno de Canarias, proyecta el próximo jueves 9, en Tenerife la película ‘La gran ilusión’, de Jean Renoir, en el marco de la retrospectiva que dedica al destacado director francés. La sesión será a las 20.30 horas, en el Aguere Espacio Cultural de La Laguna, en versión original, en blanco y negro, con subtítulos en castellano.

 

Esta película, realizada por Renoir en 1937, está considerada una obra maestra sobre la camaradería y las relaciones humanas. En ella retrata el día a día de unos prisioneros franceses en un campo de concentración alemán durante la Gran Guerra, nombre con el que se conoció a la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Nada más llegar al campo, dos oficiales de la aviación francesa se enteran de que sus compañeros de barracón están excavando un túnel para escapar de allí.

 

‘La gran ilusión’ estuvo nominada al Oscar a la Mejor Película en 1938 y también fue reconocida por el Círculo de Críticos de Nueva York como Mejor Película Extranjera. Cabe reseñar que el filme fue censurado en Italia antes de la guerra; en Bélgica ni siquiera se llegó a estrenar y fue calificado como ‘enemigo cinematográfico’ por el ministro de propaganda alemán, Goebbels.

 

El ciclo continuará las siguientes semanas con ‘Memorias de una doncella’ y ‘El río’.

 

Jean Renoir, una mirada única

 

Hijo del pintor impresionista Auguste Renoir, la mirada del director de ‘La bestia humana’ (1938) tiene poco que ver con los cineastas franceses de los años veinte del siglo pasado. Su tono lúdico y vanguardista que caracterizó los primeros años, dio lugar en los años treinta al periodo realista con títulos fundamentales de la historia del cine como ‘Boudu salvado de las aguas’ (1932), ‘El crimen de Monsieur Lang’ (1936),  ‘La gran ilusión’ (1937) y ‘La regla del juego’ (1939).  Ambos Renoir, el vanguardista y el realista, el lúdico y el comprometido, son inquietos, incluso inquietantes (Renoir presagió el desmoronamiento de los valores humanistas), complementarios y equitativos.

 

 

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad