Filmoteca Canaria proyecta ‘El hombre de hierro’, una de las mejores películas de Andrzej Wajda

·        El filme se ofrece mañana, martes 4, en el Teatro Guiniguada, a las 20 horas, y el miércoles 5 en el Aguere Cultural, a las 19 horas

 

·         Nominada al Óscar a ‘Mejor película de habla no inglesa’ en 1981 y ganadora de prestigiosos premios

 

Filmoteca Canaria continúa esta semana con el ciclo dedicado al cineasta polaco Andrzej Wajda con la proyección de una de sus mejores películas: 'El hombre de hierro', nominada en 1981 al Oscar a Mejor película de habla no inglesa. El filme fue galardonado ese mismo año con el 'Palma de Oro' y el 'Premio del Jurado Ecuménico' en el Festival de Cannes y nominada como Mejor Película Extranjera' en los Premios César y en el Círculo de Críticos de Nueva York.

El primer pase de la cinta se realizará mañana martes 4, a las 20.00 horas, en el Teatro Guiniguada de Las Palmas de Gran Canaria, y el miércoles 5, a las 19.00 horas, en el Aguere Cultural de La Laguna (Tenerife), en versión original con subtítulos en español. Cabe reseñar que Filmoteca, dependiente del Gobierno, ha adelantado su horario habitual de proyecciones en ambas dos sesiones debido a la larga duración de la película.

Considerado por gran parte de la crítica como una continuación de 'El hombre de mármol' (1977), se trata de un film político realizado a mayor gloria del movimiento polaco por la libertad, que se anticipa en el tiempo a la caída del régimen comunista. A lo largo de sus 152 minutos, 'El hombre de hierro' narra las jornadas revolucionarias en los astilleros navales de Gdansk y de Gdynia protagonizadas por los obreros del sindicato Solidaridad, en el verano de 1980. Ese mismo año, un periodista radiofónico, más amigo del régimen comunista que de la verdad, debe cumplir una misión de difamación contra un destacado militante del sindicato Solidaridad, que resulta ser el hijo del héroe de 'El hombre de mármol'.

Andrzej Wajda

Wajda fue un cineasta comprometido con la libertad política, tras padecer en su adolescencia las penurias de la Segunda Guerra Mundial, donde combatió como miembro de la Resistencia. Tras la guerra, estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de Cracovia antes de entrar en la Escuela Nacional de Cine en Łódź.

Recorrer su vida es asistir desde primera fila a la transformación de Polonia en un estado comunista, primero, y posteriormente a su conversión en una democracia parlamentaria. Pero hasta llegar ahí tuvo que aguantar la censura del régimen pro-soviético, algo que le llevó a ingresar en el sindicato católico 'Solidaridad' y a hacer suyos sus postulados.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad