El Teatro Hespérides de Guía acoge la presentación del libro ‘Rimas Familiares’, de Saint Saëns

El Teatro Hespérides de Guía acogerá este sábado, 13 de noviembre, a las ocho de la tarde, la presentación del libro ‘Rimas Familiares’ de Camille Saint Saëns.

El libro está prologado por Jean-Marie Flores, que ha realizado traducciones al francés de obras de Pérez Galdós, Tomás Morales (‘Las rosas de Hércules’), y un sinfín de novelas y obras técnicas, especialmente de biología. Es un traductor con más de treinta años de experiencia que ha impartido cursos en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, aunque reside en Francia.

Jean-Marie Flores destaca que “estas Rimas Familiares son un rasgo importante de la personalidad creadora de Camille Saint-Saëns, de su gran sensibilidad. Permiten al lector emprender un viaje por los lugares recorridos por el poeta y ofrecen un abanico con los nombres de sus mejores amigos que le sirven de títulos a sus poemas”.

La presentación de este libro está enmarcada en la celebración del Centenario de Camille Saint Saëns, famoso músico francés que pasó largas temporadas en Santa María de Guía. Las entradas gratuitas se pueden adquirir en la plataforma www.tureservaonline.es

Saint Saëns y Guía de Gran Canaria

Si hay un hueco en la historia del municipio norteño para un nombre extranjero, éste está sin duda reservado al músico francés. El compositor de tan célebres obras como Les marins de Kermox, Sansón y Dalila o Brunehilda pasó varios periodos de sus largas temporadas en Gran Canaria en una finca del Municipio norteño a partir de 1897.

Dichas estancias se deben en gran parte a otro francés, Juan Ledeveze y Redonnet, un comerciante afincado en la Isla, que tenía allí una finca, llamada «Viilla Melpómene», en la que ofreció hospitalidad a su ilustre compatriota.

Saint-Säens llegó en 1897 para pasar una primera temporada en «Villa Melpómene», estancias que repitió en años posteriores y donde transcurría los días alejado no solo del bullicio y ajetreo parisino o europeo, sino, incluso, una vez descubierto en la ciudad de Las Palmas, de los continuos compromisos sociales y musicales a que venía siendo sometido.

Descubierta, pues, la identidad de este francés habitante de «Villa Melpómene», Saint-Säens se convirtió no solo en un frecuente visitante en años posteriores, sino que cultivó la amistad de muchos guienses ilustrados de entonces.

Familiarizado ya con las gentes de Guía, conocedor como nadie de los acontecimientos musicales de todo el mundo y de las casas fabricantes de instrumentos, los vecinos acudieron a él para que les recomendase una de éstas, pues el párroco tenía la intención de dotar a la iglesia parroquial de un nuevo órgano.

Efectivamente, Saint-Säens recomendó la casa italiana «G. Mola», de Torino, y el cura don Juan Navarro instó a los propios vecinos para que todos colaborasen económicamente con el fin de poder llevar a cabo la empresa.

En el archivo parroquial existe una relación de las personas que aportaron su ayuda, y a modo de ejemplo destacamos los nombres de don Mariano Pineda, el propio párroco, el antiguo párroco don Vicente Matamala, el obispo de la Diócesis, don Gregorio Chil, el conde de la Vega Grande, y hasta dos ingleses que trabajaban en la fábrica azucarera del Lomo de Guillén: Mr. Jhons y Mr. Bartier. Por supuesto que también colaboró el ayuntamiento.

En la sesión de agosto de 1899, la Corporación recibe un oficio del cura-párroco interesando de ésta «para que contribuya con algo para la compra del nuevo órgano», y se acuerda en sesión del 3 de septiembre del mismo año contribuir con la cantidad de mil pesetas de las de entonces.

El 31 de diciembre de 1899 el cura saca de los fondos de la fábrica parroquial la cantidad de 2.592,80 pesetas «para la compra del órgano, según orden superior del Ilmo. Sr. prelado«, aunque es de suponer que el coste fue mucho mayor, por lo que para completar la suscripción popular, don Juan Navarro extrajo de los fondos parroquiales dicha cantidad.

Pero con la llegada del nuevo instrumento musical se presentó un gran problema. La hasta entonces tribuna no podía albergar la mayor estructura del nuevo órgano. Y fue preciso que el mismo don Mariano Pineda, afincado en Guía, regalara la madera para reformarla y ampliarla. Las obras las realizó durante los doce meses de 1900 el conocido carpintero de la época José Hernández, conocido popularmente como maestro «Pepe Rita» que en diciembre del citado 1900 firmó un documento en el que consta que «recibí del señor Cura Mayordomo de esta parroquia la cantidad de 215,50 pesetas por madera y reforma de la tribuna de esta parroquia.»

La inauguración del órgano por Camilo Saint-Säens, el 14 de enero de 1900, fue todo un acontecimiento social y musical en la isla de Gran Canaria. Así lo recogen las crónicas previas y las que dan cuenta del acto publicadas en «Diario de Las Palmas», firmadas por Francisco González Díaz y otra bajo las siglas de M. P. y R.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad