El monográfico de la BAC 55, dedicado a Nicolás Massieu, se presenta este jueves en la Casa de Colón

El nuevo número, firmado por Christian Perazzone, es un minucioso y detallado trabajo que aporta una revisión del legado artístico del ‘alquimista del color’

La Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias presenta un nuevo número de la Biblioteca de Artistas Canarios –BAC-, monográfico dedicado a Nicolás Massieu  y Matos (Las Palmas de Gran Canaria 1876-1954), artista que cabalga entre dos siglos y entre dos mundos artísticos. El nuevo número, que se dará a conocer el jueves 1 de febrero, a las 20:00 horas, en la Casa de Colón, está firmado por Christian Perazzone.

Este nuevo volumen de la ‘colección negra’, iniciada por el Gobierno en 1991, bajo la dirección actual del historiador del arte, comisario y gestor, Carlos Díaz Bertrana, continúa siendo un referente de las colecciones institucionales, de nuevo con un detallado y minucioso trabajo de investigación, que aporta una revisión del conjunto del legado artístico de Nicolás Massieu, situado por el autor  en el cruce de un cambio estético de la primera vanguardia impresionista y post-impresionista y las vanguardias históricas del fauvismo, el cubismo, el surrealismo y de las abstracciones. Pero eligiendo mantener su pintura con un estilo propio.

La publicación contiene entre sus 157 páginas un estudio crítico, cronología, bibliografía, la reproducción de obras y documentos y una antología de textos firmados por Tomás Morales, Rafael Massanet, Luis Benítez Inglott, Luis Doreste Silva, Eduardo Westerdahl y Pedro González.

El conjunto de su producción puede superar las cuatrocientas obras, todas de excelente calidad tanto en la ejecución como en la composición. Probó todos los géneros de la pintura de caballete y sobre todo el paisaje del interior insular y de marinas,  y  se atrevió a crear uno nuevo, la naturaleza muerta y viva, los bodegones con fondo de paisaje. Sin embargo, sobre todo fue un ‘alquimista del color’, unificando sus composiciones en la máxima expresión del cromatismo.

La pintura fue para Nicolás Massieu una devoción, una obsesión, una pasión que motivó una trayectoria artística extraordinariamente rica, viviendo muy cerca de la naturaleza, demostrando su  amor por el paisaje de Gran Canaria, explorando y revelando la riqueza espiritual de la isla. No fue un líder pero marcó la pintura local de la época introduciendo la modernidad postimpresionista.

Esta publicación quiere reivindicar el conjunto de su legado, «desgraciadamente desdeñado en la revisión de la historia del arte operada en la transición democrática», apunta Perazzone, para añadir que también nace, «del descubrimiento de un importante conjunto de obras de la colección privada Ramírez-Navarro, siendo el último trabajo serio que se haya realizado  la exposición antológica  de la Casa de Colón, en 1977, que sigue siendo hoy en día un referente». Cuarenta años de silencio que había que romper publicando este monográfico que quiere contribuir a restituir la posición la posición de Nicolás Massieu y Matos en el lugar que se merece.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad