El Gobierno dice que desconocía la pertenencia de la hija de Nino Díaz al Cuarteto Klengel

Canarias Cultura en Red, la empresa del Gobierno canario que gestiona el Festival de Música de Canarias, ahora dirigida por el Viceconsejero de Cultura y Deportes, Aurelio González, manifestó ayer su malestar porque desconocía la presencia de Judit Díaz, hija de Nino Díaz, en el 34º Festival como miembro del Cuarteto Klengel, según informa Diego F. Hernández en La Provincia.

Una formación ésta que se completa con Jacek Lublinecki, Piroska Doughty y Darius Wasiota, todos ellos músicos de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.

Este hecho contradice la versión de Nino Díaz acerca de la presencia de su hija entre los artistas del próximo Festival de Música. El propio Díaz manifestó a LA PROVINCIA, tal como recogió este periódico en su edición de ayer martes, que «no he tenido nada que ver con eso». Es más, Díaz aseguró que en su labor como coordinador y programador del 34º Festival, antes de abandonar el cargo dejó cerrado tres contratos que vinculaban la presencia de tres de las formaciones internacionales: las Filarmónicas de Novosibirsky y la de Múnich, y la Orquesta de Cámara de Viena.

Sobre la presencia del citado Cuarteto Klengel el próximo año, Nino Díaz dejó claro que «si hubiera seguido como coordinador del proyecto esa formación [Cuarteto Klengel] no hubiera sido elegida para tocar». De igual manera y en este contexto, el excoordinador reconoció a este periódico que «mientras dirigí el certamen no fue contratado ningún familiar mío ni nadie interpretó alguna de mis obras». «Eso no va conmigo».

Se da la circunstancia que Nino Díaz asumió la coordinación del Festival de Música de forma temporal, y sin vocación de asumir a posteriori la dirección del mismo- tal como expresó en su día la extititular de Cultura, María Teresa Lorenzo- tras el cese en marzo de 2016 de la anterior directora del certamen, Candelaría Rodríguez, y lo hizo para liderar unatransición hasta que el Gobierno canario nombrase a un nuevo director/a por la fórmula de concurso público. Esta convocatoria finalmente quedó desierta el pasado 1 de agosto, al entender el tribunal que ninguno de los nueve candidatos/as al cargo reunía el perfil que demandaba el Festival.

La salida de Nino Díaz del equipo del Festival se produjo tras conocerse el balance negativo con un agujero económico de 410.000 euros, fruto de un «desvío del gasto» así reconocido por el Gobierno canario, en cuanto a cachés y costes de producción, unido al descenso en el número de espectadores y la bajada en la recaudación por taquilla respecto a 2016: 19.626 espectadores en 88 conciertos, con una media de asistentes de 227 personas, frente a los 23.535 espectadores en 43 conciertos de 2016, que dieron una media de 547 pesonas por cada recital y concierto. Estos números fueron determinantes para el relevo de la consejera María Teresa Lorenzo. Su salida del Gobierno llegó a primeros de agosto con la incorporación de Isaac Castellano al frente de la Consejería.

De acuerdo a los datos recabados por La Provincia, en enero de este año, la entonces consejera de Turismo, Cultura y Deportes, María Teresa Lorenzo, firmó un contrato con Nino Díaz al objeto de delegar en éste las competencias para la producción del 33º Festival de Música de Canarias, cuya programación había sido diseñada por el compositor en calidad de coordinador, así para como perfilar los contenidos -orquestas, formaciones de cámara, directores, solistas y programas- de la edición de 2018.

Las propuestas del cartel de la 34º edición diseñadas por Nino Díaz, entre las que figuraba el citado Cuarteto Klengel, se asumieron en su totalidad, salvo la contratación de solistas, y la incorporación de la formación Ensemble Praeteritum. un conjunto instrumental impulsado por el violinista Pablo Suárez Calero, que con el clarinetista Eduardo Raimundo al frente como solista, recorrerá entre el 25 y 28 de enero próximos, escenarios de Lanzarote, La Palma, Gomera y El Hierro con los quintetos para clarinete y cuerdas de Mozart y Carl Maria von Weber.

Fuente.- La Provincia

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad