El Gobierno de Canarias y la Fundación Disa llevan a las aulas canarias un curso de formación en Artes Escénicas

Mi aula es un escenario” está diseñado por el Teatro Guiniguada y la Fundación Disa junto con la Consejería de Educación

El Teatro Guiniguada y la Fundación Disa, en colaboración con la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, han elaborado el proyecto “Mi aula es un escenario”. Esta iniciativa consiste en el desarrollo de una cooperación estratégica estable, donde se trabajarán las diferentes áreas de las Artes Escénicas en los centros escolares de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Aula de Música.

En “Mi aula es un escenario” se abordará tanto la parte teórica del conocimiento artístico, como la parte práctica en pleno espacio escénico, de manera que se ofrezca una formación básica a las futuras generaciones que contribuya un mejor conocimiento de las Artes Escénicas. Unos 2.250 alumnos y alumnas participarán en esta primera acción conjunta.

La directora general de Promoción Cultural, Aurora Moreno, explicó en la rueda de prensa celebrada hoy que el inicio de las acciones del Área Educativa del teatro es uno de los puntos fuertes de la nueva etapa del Teatro Guiniguada, “porque nuestra obligación además de potenciar la actividad de las Artes Escénicas de Canarias es crear nuevos públicos y esta actividad da de lleno en ese objetivo”.

El director del Teatro, Daniel Tapia, cree que es fundamental explicar el mundo de las artes escénicas a los jóvenes “porque me he dado cuenta de que mucha gente no conoce el mundo de las Artes Escénicas y es fundamental para un acercamiento más efectivo”.

Andrea León Uribe, Técnico de Cultura de Fundacion DISA, que apoya esta acción destacó el lado emocional que supone para los chicos y chicas la implicación en los talleres y representaciones. “Vamos a conseguir que se ilusionen con esta actividad y además que ilusionen a sus familias”.

La obra “Canto al trabajo”, de la compañía Pieles organizará los días 13, 14 y 15 de noviembre una Master Class en los centros. El 16 de noviembre se celebrarán funciones escolares y el 16 y 17 de noviembre una función al público general. La compañía artística Pieles se presenta como una propuesta vanguardista que se inspira en el folclore de Canarias y que se nutre, además, de las manifestaciones tradicionales del resto del mundo. Se trata de un proyecto innovador con un gran valor etnográfico y antropológico, que propicia el acercamiento entre las diversas culturas del planeta para dar lugar a un canto plural, canario y universal. Pieles recrea la sonoridad popular de la música a través de una novedosa experiencia, en la que los recursos folclóricos más primitivos —la piedra, el cristal, la madera y el metal— alternan con instrumentos de corte clásico. “Canto al trabajo” es un homenaje a la tierra, al valor que tiene el contacto con ella, con la naturaleza, con lo orgánico, con la vida.

Le seguirá “Amarga Dulce” de la compañía Paula Quintana, con una Master Class en los centros los días 19, 20 y 21 de noviembre. El 22 y 23 de noviembre, funciones escolares y el 23 de noviembre una función general. Dulcinea del Toboso como impulsora de las hazañas de Don Quijote. Cuerdo el loco y loco el cuerdo… ¿qué fue de ella? ¿cómo sobrevive en el olvido? ¿dónde están los caballeros andantes? A través de los textos de Cervantes, la danza y la música, “Amarga dulce” establece un viaje emocional del abandono hacia la heroicidad y viceversa, abordando lo histórico desde un modo de ser y sentir actual y contemporáneo. Paula Quintana aborda una Dulcinea atemporal que sobrevive al presente tratando de olvidar su glorioso pasado.

Cierra el ciclo “La verdad de las Hadas, de la compañía TitiriClown. Los días 21, 22 y 23 de noviembre, Master Class en los centros, 25 de noviembre función con público general y 26 y 27 de noviembre, funciones escolares. Es una adaptación del cuento “Las pruebas de Maguncia” de Alexis Ravelo. Las hadas Blanca, Augusta y Cinderella navegan por el mundo para encontrar aspirantes para la Escuela de Hadas. Y es que las hadas de hoy son seres reales que estudian asignaturas como la odorofonía o la ogrología aplicada, además, tienen que superar toda clase de pruebas duras y arriesgadas. Entre canciones, títeres y escenografías cambiantes, el público tendrá que rellenar una solicitud si decide entrar en esta Escuela de Hadas.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad