El eurodiputado que reparte sensibilidades ecológicas

Por Míchel Jorge Millares //

Estimado Juan Fernando López Aguilar. Eurodiputado por el PSOE

Me asombra tu opinión sobre el proyecto Chira Soria, al asegurar en Televisión Canaria que este proyecto “preocupa a cualquiera que tenga sensibilidad ecológica en Canarias. Y no digamos a alguien que haya nacido en Gran Canaria y conozca esos paisajes. Y lo que creo es que es imprescindible que se escuche debidamente a la ciudadanía y a las organizaciones cívicas que se han puesto en marcha para llamar la atención sobre los riesgos medioambientales del proyecto. Creo que deben ser escuchados. No se les puede despachar de manera displicente o decir sencillamente que obedecen a algún interés oscuro, creo que debe ser debatido en profundidad porque todo lo que altere el medioambiente hay que saber que [supongo que se refiere al proyecto] camina de manera en la dirección contraria de la prioridad estratégica que ha cifrado la Unión Europea, una agenda verde y digital de sostenibilidad medioambiental. Por tanto, creo que la gente que se ha movilizado tiene como mínimo que ser escuchada”.

Bueno, como grancanario y creo que comparto la opinión de otros muchos y muchas (me refiero a las instituciones, organizaciones políticas, empresariales y sociales) nos preocupa la situación ecológica de Canarias, su dependencia del fuel, su carencia de agua… y tu posicionamiento de ninguneo a los trámites que ha tenido el proyecto y a los órganos de representación. De hecho, ningún organismo público ha incumplido los procedimientos, ni se da el caso de rechazo al proyecto por parte de ninguna organización política -incluido su partido, el PSOE- con representación institucional. Personalmente, conozco esos paisajes, y sé que desde hace medio siglo se construyeron dos presas enormes que siguen ahí. Y me ilusiona que por fin le vamos a dar el máximo aprovechamiento que siempre soñamos, respetando el entorno real y actual, para poder recuperar la naturaleza gracias al agua que ‘lloverá’ desde el mar. Espero que esto te demuestre que quienes apoyamos el proyecto también somos sensibles con la ecología. No digo que más, pero tampoco menos que quienes lo rechazan.

Habla de riesgos medioambientales del proyecto. Espero que se siente con los autores del mismo, con las asociaciones empresariales, con el Jardín Canario, con el Museo Canario, o con el Instituto Tecnológico de Canarias, para que le puedan aclarar cuáles son esos riesgos y no asustar a la gente con hipotéticas realidades que no han sido descubiertas por los técnicos, ya que de ser así el proyecto habría sido denunciado y paralizado desde hace años.

Dice que hay que escuchar a quienes se oponen a la ejecución del proyecto Chira Soria. He visto un debate en la Universidad entre detractores y técnicos especialistas que refutan los argumentos de los primeros. También ha habido una comisión en el Parlamento de Canarias, con participación de varios opositores y contestados por los especialistas en el proyecto. El resultado fue que (¿por primera vez?) el Parlamento de Canarias apoya un proyecto por unanimidad. En el Congreso de los Diputados se ha presentado por Ana Oramas una batería de preguntas al respecto… Podría continuar indicando ejemplos de encuentros sobre este tema ¿Eso es ‘despachar de manera displicente’? ¿Qué más quiere que se les diga a los opositores? ¿En Bruselas tendrán más eco con sus propuestas conservacionistas? Sí, digo conservacionistas porque lo que defienden no es ecología, ni la Agenda Verde de la UE. Porque si se la lee, verá que en la primera línea se señala que la amenaza principal es el cambio climático. Y este proyecto habla de eso, no de cuántos árboles o torretas son necesarias para que Gran Canaria tenga un sistema de renovables que ponga fin al uso de fuel.

Puede comprobarlo en la web de la Unión Europea… No se la voy a transcribir, pero cada línea refuta sus declaraciones. Estamos ante un proyecto que impulsará la neutralidad climática de la isla. Pero eso ya lo sabe y no entedemos cómo lo olvida o lo confunde.

Pues sí, la gente tiene que ser escuchada. Se les escucha, se les insta a participar en los procedimientos, se incrementan los plazos de información pública, incluso hay gente que se moviliza para defender el proyecto. Espero que nos escuche también…

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad