El Cuyás ‘crecerá’ gracias a unas cuarterías ubicadas en la calle Domingo J. Navarro

  • Las antiguas viviendas, a las que se accede a través del número 19 de la citada vía capitalina, lindan con la trasera del teatro y se destinarán a la creación de nuevas salas de uso multidisciplinar

El Teatro Cuyás afronta un nuevo hito con la adscripción este miércoles de unas cuarterías ubicadas en la calle Domingo J. Navarro de la capital grancanaria que harán posible la ampliación de sus instalaciones.

Estas antiguas viviendas son propiedad del Cabildo de Gran Canaria, que en adelante las adscribe, para la creación de una serie de salas de uso multidisciplinar, a la Fundación Canaria de las Artes Escénicas y de la Música de Gran Canaria, presidida por la consejera insular de Cultura, Guacimara Medina, y encargada de gestionar el propio Teatro Cuyás, entre otros servicios y equipamientos.

Conjunto protegido

Junto a una vivienda de propiedad particular, las cuarterías, que han sido visitadas por Medina; el director general de Cultura, Francisco Bravo de Laguna, y el gerente de la Fundación, Manuel Pineda, forman un conjunto de 1896 obra del arquitecto Fernando Navarro y que se encuentra totalmente protegido, “excepto el interior de las corralas (…), debiendo conservar de éstas solo las fachadas de la cuartería y el pasillo exterior de distribución”, según consta en el Catálogo Arquitectónico de Las Palmas de Gran Canaria.

Se constata además la “existencia de un “portón” en el interior de la parcela al que se accede a través de la puerta situada a naciente de la planta baja”, un modelo habitacional conocido como “ciudadela, corrala o cuartería” cuya parte no protegida -esto es, todo, salvo las fachadas y el pasillo exterior de distribución- será objeto de la futura intervención, un antiguo objetivo del Teatro Cuyás que se halla ahora un poco más cerca.

Del exterior, compartido con la vivienda, se dice en el Catálogo que se trata de un “alzado de composición simétrica representativo de la arquitectura académica, caracterizado por la presencia de huecos de proporción vertical rítmicamente dispuestos y enmarcados en cantería”, destacando el balcón corrido de hierro forjado que centra la simetría, así como la ornamentación ecléctica, una composición que queda “enmarcada entre las pilastras laterales de cantería y el zócalo de la cornisa, en el mismo material” .

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad