El Cuyás, a punto de colgar el cartel de ‘todo vendido’ para el estreno de ‘Los asquerosos’

·               Miguel Rellán y Secun de la Rosa protagonizan este montaje basado en el bestseller de Santiago Lorenzo

·               Los dirige David Serrano, director también de éxitos como el musical ‘Billy Elliot’ o de películas como ‘Días de fútbol’, ‘Días de cine’ o ‘Una hora más en Canarias’

El Teatro Cuyás será epicentro este fin de semana de uno de los acontecimientos más importantes de la presente temporada teatral de nuestro país: el estreno absoluto de ‘Los asquerosos’, montaje basado en la aclamada novela homónima de Santiago Lorenzo y para el que está a punto de colgar el cartel de ‘todo vendido’, aunque con las limitaciones impuestas por la Covid-19.

La versión teatral, firmada por Jordi Galcerán y Jaume Buixó, está protagonizada por los populares Miguel Rellán y Secun de la Rosa y dirigida por David Serrano, responsable también de otros exitosos proyectos, tanto escénicos (el musical ‘Billy Elliot’) como audiovisuales (Serrano dirigió las películas ‘Días de fútbol’, ‘Días de cine’ o ‘Una hora más en Canarias’, entre otras).

Precisamente, actores y director han sido los encargados de presentar, junto a la consejera de Cultura del Cabildo, Guacimara Medina, este estreno producido por Teatro Español y Octubre Producciones que verá la luz en el recinto grancanario el viernes y el sábado a las 20.30 horas.

A precios que oscilan entre los 12 y los 23 euros (más descuentos), las últimas entradas pueden adquirirse en la taquilla y la página web del teatro, en la calle Viera y Clavijo y en la dirección www.teatrocuyas.com, respectivamente.

La historia

La obra cuenta cómo después de haber herido a un policía Manuel (Secun de la Rosa) se da a la fuga refugiándose en la casa de su tío (Miguel Rellán).  Éste desconoce el verdadero alcance de la lesión que su sobrino ha provocado al agente, pero le aconseja desaparecer, convencido de que si lo capturan pasará un buen tiempo en la cárcel.

Manuel siente entonces que no tiene otra opción y, aprovechando la noche, se refugia en un pueblo perdido y abandonado, un pueblo al que ambos protagonistas deciden llamar Zarzahuriel. Allí, a pesar de no contar con casi nada y subsistir de milagro, Manuel descubrirá su vida “chula”.

En Zarzahuriel, solo tiene contacto telefónico con su tío, que le ayuda en lo que puede desde la distancia. Sin embargo, la paz, la tranquilidad y la libertad que Manuel respira en el pueblo no le hacen echar nada de menos. Al contrario: su precariedad le acerca a la felicidad.

Pero todo ello se verá de pronto interrumpido con la llegada de una familia urbanita, los Mochufas, como él los llama, que, deseosa de disfrutar también de esa vida rural que ha cautivado al prófugo, se instala en una de las casas abandonadas de Zarzahuriel. Una convivencia inesperada que trastoca la apacible existencia de Manuel y ensucia, para siempre, su paraíso.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad