El concierto del timplista Germán López cierra el ciclo ‘Patios encantados solidarios’

  • La actuación es el día 20 de noviembre, a las 20:00 horas, en el Teatro Juan Ramón Jiménez de Telde
  • Las entradas se obtienen a cambio de la entrega de un kilo de alimentos no perecederos

El timplista Germán López será el encargado de cerrar el ciclo ‘Patios encantados solidarios’ que organiza la Casa-Museo León y Castillo en colaboración con el Ayuntamiento de Telde en el Teatro Juan Ramón Jiménez. El último de los siete conciertos de esta edición, que arrancó el pasado mes de abril, será el día 20 de noviembre, a las 20:00 horas.

El público puede disfrutar de este espectáculo donando como mínimo un kilo de alimentos no perecederos, a modo de entrada, que serán posteriormente entregados al Banco de Alimentos para su distribución en la Isla. Las entradas pueden obtenerse tanto en el mismo Teatro de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00 de lunes a viernes, como en la página web Entrees.es. Pueden solicitarse dos entradas numeradas por persona.

El músico se subirá al escenario con el grupo con el que ha estado tocando en estos últimos años, un cuarteto conformado por Xerach Peñate en la batería, Augusto Báez en el piano y  Jaime del Pino en el bajo, además de Natalia Palacios en la voz. También habrá una sorpresa con un invitado especial, que Germán López no quiere desvelar.

El repertorio que ofrecerá en el espectáculo será variado y, por supuesto, estará centrado en el timple y en su discografía. Por tanto, habrá alusión a la música tradicional fusionada con nuevas influencias y corrientes musicales, además de alguna versión de temas internacionales, explica. Se trata de un concierto pensado para todos los públicos, tanto para los amantes del folclore y del timple en su faceta más tradicional como en su faceta más moderna y actual, y en el que sonarán algunas de sus canciones habituales como ‘Luz’, ‘Muelle Viejo’ y la ‘Isa del Parralito’, entre muchas otras.

Este concierto coincide además con el anuncio de que Telde creará un Aula de Timple en la Escuela de Música, que empezará a funcionar el próximo mes y que llevará su nombre. Es la primera vez que el municipio crea un un aula específica, por lo que López asegura que se siente muy honrado y agradecido. “Estoy muy ilusionado de emprender esta faceta docente en Telde”, agrega, aunque ya tiene experiencia porque dió clases en Secundaria en dos institutos de Telde.

Germán López (1983) es uno de los timplistas de las nuevas generaciones con más proyección en la actualidad. Con cuatro discos en solitario editados,‘Timplissimo’, ‘Silencio Roto’, ‘De Raíz’ y ‘Canela y Limón’, ya prepara un nuevo disco que verá la luz el próximo año, adelanta.

Ha hecho giras por Estados Unidos, Canadá, China, Corea, Turquía, Portugal, Polonia, República Checa, Hungría, Croacia, Alemania y España. Además, ha grabado con músicos nacionales o internacionales como Lila Downs, Aymée Nuviola, Gregg Field, Carlitos del Puerto, Jamey Haddad, Tim Ries, Alain Pérez, Josemi Carmona, Antonio Serrano, Jorge Pardo, Seckou Keita, Celina Pereira, Andreas Prittwitz, José Antonio Ramos, Taburiente, entre muchos otros.

Se trata de un timplista imprescindible en la música del archipiélago, que ha sabido acercarse a otros géneros como el jazz y el flamenco sin perder su identidad como compositor e intérprete.

Alegría de volver a los escenarios

Germán López está encantado de volver a los escenarios con público, después de haber pasado una época relativamente larga de conciertos en ‘streaming’, tocando para un móvil, una tableta o una cámara, explica. “Poder volver a un teatro y encontrarte con el público es maravilloso, y más ahora que se están recuperando los aforos”, agrega.

“Para nosotros es una alegría inmensa, no solo por poder trabajar, sino también porque cuenten con proyectos como el nuestro para llevarlo a cabo y poder hacerlo en un teatro lleno de gente y con ganas de compartir. Yo estoy muy emocionado porque va a ser un concierto muy especial”, explica.

El timplista asegura que está comenzando ahora la vuelta a la normalidad, tras un verano duro en el que prácticamente todo lo que tenía previsto se canceló. Reconoce que a partir de septiembre se ha vuelto a activar y nota que ha vuelto la plena actividad, al menos para él, en las últimas semanas y ya tiene todo ocupado hasta final de año.  

“Es un aliciente porque te sientes vivo, te sientes activo y estás metido en la rueda que le da sentido a nuestro trabajo, porque no es estar siempre ensayando o estudiando,  ya que si faltan los conciertos, la pata cojea. Nos hemos dado cuenta, en gran medida, a raíz de esta situación que hemos vivido, que echamos de menos los conciertos”, explica, al tiempo que agrega que han sido momentos duros. “Es una sensación de desasosiego, de frustración y de vacío en cierta forma, por lo que cuando tienes la posibilidad de tocar ante el público y establecer ese proceso de comunicación, que al fin y al cabo es de lo que se trata y que solamente se puede desarrollar en una actividad de este tipo, es gratificante”.

López explica que pasó varias fases durante el confinamiento. En un primer momento era reacio a todo porque era un momento de gran incertidumbre, pero después empezaron a surgir ideas y estuvo muy activo en redes. “Me di cuenta que permitían estar en contacto con la gente que en muchos casos estaba sola en su casa y que a través de nuestro trabajo teníamos una ventanita para compartir con la gente y hacer que el confinamiento fuera más llevadero. Fue un proceso muy bonito para mí y que supuso un acercamiento hacia muchas personas que posiblemente de no estar viviendo esa circunstancia, no se hubiese producido, o al menos de esa manera tan intensa y emotiva”, reconoce.

Además, continuó dando clases virtuales y creando. “La faceta creativa siempre la tengo activa porque trato de estudiar, de componer y de mejorar al margen del trabajo que vaya saliendo”, asegura. Y en este periodo también continuó buscando sinergias con otros músicos para hacer colaboraciones.

Un ciclo de conciertos renovado

Con la actuación de Germán López se cierra así esta edición del ciclo ‘Patios encantados solidarios’, que arrancó el pasado 10 de abril con la actuación de la Gran Canaria Big Bang, seguido por Enrique Mateu en mayo, Flor de Canela en junio, Yone Rodríguez en julio, Olga Cerpa y Mestisay en septiembre y La Local Jazz Band en octubre.

En la edición de 2021 era la primera vez que esta iniciativa salía de la Casa-Museo León, donde se celebra desde 2016, para trasladarse al Teatro con el objetivo de albergar más público y acercar a la ciudadanía algunos de los grandes nombres de la escena musical en Gran Canaria.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad