El cine coreano ‘de género’ llega a la Casa de Colón de la mano del consulado de ese país

Cinco películas ‘de género’ permitirán, entre el 26 y el 30 de noviembre, comprobar la efervescencia de esta industria en el país asiático

 

Las Palmas de Gran Canaria, 24 de noviembre de 2018.- Entre el 26 y el 30 de noviembre, a las 19:00 horas, la Casa de Colón de la capital grancanaria se convertirá en una sala de cine en la que podrá volver a contemplarse un ejemplo de la variedad y riqueza de la producción cinematográfica de Corea.

A lo largo de esa semana, cinco largometrajes representativos del cine ‘de género’ que se viene realizando en ese país asiático, permitirán revisar ejemplos de su cine de gánsteres, aventuras, comedia, musical y de acción, que llega a Gran Canaria de la mano del Consulado de la República de Corea, con la colaboración del museo y la Asociación de cine Vértigo, preocupado por el fortalecimiento de unas relaciones amistosas entre ese país y Canarias, que han venido asentándose a lo largo de medio siglo.

Esta semana de cine, que se proyectará en versión original con subtítulos en español, se abrirá con la cinta Nameless gangster (2012), dirigida por Yun Jong-Bin, una pieza de cine negro que arranca cuando un funcionario de aduanas que está a punto de ser despedido decide dar un último golpe vendiendo una bolsa de heroína a un importante mafioso de la ciudad de Busan.

Al día siguiente se podrá ver El encuentro fatal (2014), de Lee Jaee-Gyu; una historia ambientada en el siglo XVI, en plena dinastía Joseon e inspirada en hechos históricos.

El miércoles, día 28, será el turno de Mi amor, mi novia (2014), de Lim Chan-Sang. El punto de partida de este largometraje se sitúa cuando una pareja, que lleva cuatro años de relación, opta por casarse. En plena luna de miel, lo que parecía una aventura idílica comienza a generar problemas.

Duresori: La voz del este (2012), de Cho Jung-Rae, se proyecta el día 29 y a partir de la misma el espectador podrá fijar su mirada en la realidad de Seul-Gi y de Ah-Reum, que estudian en el Instituto Nacional de Artes Tradicionales, contemplando como la presión y las exigencias de sus estudios llega a un límite que durante el verano optan por matricularse en unas clases de coro en busca de una vía de escape a su situación.

Esta Semana de Cine Coreano culminará con la proyección, el viernes, día 30, de El sospechoso (2013), de Won Shin-yeon. En este largometraje se centra en la realidad de un antiguo agente de Corea del Norte que se gana la vida como conductor nocturno para un poderoso empresario que mantiene una fuerte relación con el régimen de Pyongyang.

Un cine que eclosionó en los años noventa

El cine surcoreano experimentó una eclosión a partir de los años noventa propiciada por varios factores, entre otros, la apertura democrática, las inversiones provenientes de grandes empresas privadas, el establecimiento de una estructura integrada de producción, distribución y exhibición, así como por el impulso de la Korean Academy of Film Arts. Estos elementos y las nuevas formas de exhibición consiguieron la singular circunstancia de conectar con el público, logrando una respuesta masiva que, a partir de Shiri (Kang Je-gyu, 1999), no ha dejado de aumentar su cuota de pantalla cada año, plantando cara al omnipresente cine hollywoodiense.

Este espectacular apoyo del público retroalimentó un proceso imparable: aumentó el interés mediático, propició un sólido star system local, así como el aumento de las inversiones, de los presupuestos y de las producciones. Otro elemento decisivo fue la llegada de nuevos realizadores que no se han limitado a trasplantar las pautas y fórmulas del cine norteamericano, sino que han apostado por una revisión o, al menos, una hibridación de los géneros clásicos.

Así, entre el cine de autor con recorrido en festivales de cine internacionales (Kim Ki-duk, Hong Sang-soo, Im Kwon-taek o Lee Chang-dong) y un cine comercial de consumo masivo se ha abierto un amplio espacio para un cine personal que, sin embargo, ha sabido moverse con éxito dentro de los parámetros del cine comercial (Park Chanwook, Bong Joon-ho o Lee Myung-see). Esta operación no ha pasado desapercibida para la industria cinematográfica estadounidense, que ha reclamado a varios de estos directores.

Las cinco películas seleccionadas para este ciclo, realizadas entre el 2012 y el 2014, son un ejemplo perfecto de la efervescencia del cine surcoreano en su apuesta por el cine de género, pues cada una de ellas se mueve en esos parámetros, desde el cine de gánsteres, al de aventuras, pasando por la comedia, el musical y el cine de acción.

Las proyecciones serán en horario de 19:00 horas, con entrada libre hasta completar aforo.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad