El caso Hasél desata una nueva tormenta en el Gobierno de coalición

Por quinta noche consecutiva, este sábado volvieron a repetirse manifestaciones en favor de Pablo Hasél en varias ciudades de Cataluña. Igualmente, se registraron de nuevo enfrentamientos entre manifestantes y policías. El rapero español fue encarcelado esta semana por unos tweets en los que elogiaba a terroristas convictos, aunque también fue sancionado por acusar a la policía de torturas y a la Corona de corrupción.

Desde el encarcelamiento el martes del polémico rapero Pablo Hasél, España ha visto manifestaciones nocturnas convertirse en batallas callejeras entre la policía y los manifestantes. Por cuarto día consecutivo, se han producido disturbios en varias ciudades catalanas este viernes para pedir su puesta en libertad.

La condena de Pablo Hasél, conocido por sus raps antisistema, ha impulsado un debate sobre la libertad de expresión en España, llevando al gobierno a anunciar que hará menos restrictivas las leyes de expresión. “La democracia protege la libertad de expresión, incluida la expresión de los pensamientos más horribles y absurdos, pero la democracia nunca jamás protege la violencia”, declaró el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quien prometió “ampliar y mejorar la libertad de expresión”.

La reforma del Código Penal español había sido solicitada por organizaciones como Amnistía Internacional, que considera la condena de Hasél “desproporcionada”. “Nadie debería ser condenado penalmente por tuitear o cantar algo desagradable o escandaloso”, indicó la organización.

El caso está desatando una nueva tormenta dentro del Gobierno de coalición

Las protestas tras la detención de Hasél están provocando también una gran tensión en el seno del Gobierno español, específicamente entre el Partido Socialista del presidente y el aliado radical de izquierda de la Administración, Podemos, que criticó la detención del rapero. El portavoz parlamentario del partido, Pablo Echenique, apoyó abiertamente a los “jóvenes antifascitas (que están) pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles”.

Los tweets que llevaron a la cárcel al rapero español fueron publicados entre 2014 y 2016. En ellos, rindió homenaje a grupos armados españoles como la ya desaparecida organización separatista vasca ETA, que durante cuatro décadas mató al menos a 853 personas en una campaña de atentados con coches bomba y tiroteos.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad