El Cabildo organiza tres visitas guiadas al centro locero de Lugarejos, en Artenara

·        El lunes, 5 de marzo se abre el plazo de inscripción para asistir a esta iniciativa que descubre el trabajo de la mujeres alfareras tradicionales de la zona

Las Palmas de Gran Canaria, 2 de marzo de 2018.- La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria abre el día 5 de marzo el plazo de inscripción para las sesenta plazas disponibles de las tres visitas guiadas gratuitas que se llevarán a cabo los días 9, 15 y 24 del citado mes, programadas al centro locero de Lugarejos de Artenara con la finalidad de difundir el trabajo artesano vinculado al patrimonio cultural de la isla que desarrollan las alfareras de la zona.

Hasta el día 7 de marzo tienen de plazo los interesados para solicitar información o cumplimentar su inscripción a través de la nueva web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico http://visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas.

Los asistentes dispondrán para su traslado a Artenara de una guagua gratuita los días indicados, que saldrá desde la Fuente Luminosa, en Las Palmas de Gran Canaria, a las 9.00 horas. La duración aproximada de la visita será de 3 horas.

La iniciativa, dirigida por el técnico de Patrimonio Histórico del Cabildo, José González  Navarro, estará interpretada por la empresa Tibicena que explicará a los asistentes el protagonismo de las mujeres loceras de Lugarejos, uno de los enclaves que aún se encuentran activos en Gran Canaria, junto al de La Atalaya de Santa Brígida y el de Hoya de Pineda en Guía y Gáldar, una vez desaparecido a finales del siglo XIX, el de Tunte (San Bartolomé de Tirajana) y Moya.

Lugarejos fue conocido en la comarca y en la isla por el trabajo de las mujeres alfareras. Sus manos fabricaban la loza de uso doméstico para los hogares de muchos pagos, que adquirían in situ el ajuar necesario. Sin embargo, y en muchas ocasiones, las alfareras y sus familias compartían el trabajo del taller con la venta ambulante haciendo de éste su modo de vida.

Estas mujeres, generalmente vinculadas por parentesco, crearon una tipología propia y una forma de trabajar la loza que la hace singular y reconocible. Sus formas, acabados y decoración le imprimen, al carácter funcional de esta cerámica, la impronta estética propia del trabajo tradicional hecho a mano. Esta actividad permitirá conocer esta tradición locera a través de las alfareras que con sus manos dan forma a la materia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies