Dos años más en crisis

Francisco Pomares //

Mejor no creerse los discursos triunfalistas del Gobierno: España no logrará recuperarse en 2022. Lo ha anunciado el Fondo Monetario Internacional, que eleva sus previsiones de crecimiento para España este 2021 hasta el 6,4 por ciento, pero asegura que nuestro país será el país de la Unión Europea que más tardará en alcanzar las cifras previas a la pandemia, algo que –según prevé- no ocurrirá hasta 2023. Es una pésima noticia que da completamente al traste con las alegres soflamas a que nos someten diariamente los medios públicos, reiterando la propaganda gubernamental que ha insistido en vendernos para este año un crecimiento cercano al diez por ciento, contando con la aportación de los fondos europeos.

La propia vicepresidenta Calviño daba a entender ayer que las previsiones deberán ser revisadas a la baja, y con ellas todas las cifras macro del Presupuesto 2021, incluyendo –por supuesto- los ingresos fiscales. España terminará el presente ejercicio con otro aumento salvaje de la deuda pública, y mientras el resto de Europa se sitúa en 2022 en los números previos a la crisis, aquí tendremos que esperar. Otras economías del sur como la de Grecia, o la de nuestro vecino Portugal, lograrán salir de la crisis un año antes que nosotros, e incluso la economía italiana –terriblemente golpeada por la pandemia y tan dependiente del turismo como la nuestra- conseguirá recuperarse antes.

Además, las previsiones del Fondo Monetario pronostican que a lo largo de 2021 el paro seguirá creciendo en el país –y con el cerrojazo a los Ertes- se aproximará al 17 por ciento, por encima incluso del de Grecia –el país con más paro estructural de Europa-, y muy lejos del de Italia, que se calcula en poco más del diez por ciento. En 2022, el paro podría bajar en España alrededor de un punto, pero aún quedaría lejos de alcanzar las cifras previas a la crisis. Así las cosas la única buena noticia que ofrece el último informe del FMI es que la inflación no se disparará en el país, aunque los precios subirán un uno por ciento en 2021 y un 1,3 por ciento al año siguiente.”Sánchez nos da nuevas garantías de lo que nos depara el futuro, pero no explica lo que ha fallado en su gestión”

Ante esta panorámica, un contundente varapalo a los excesos propagandísticos de su administración, Sánchez decidió ayer comparecer ante los españoles negando la evidencia del fracaso de la campaña de vacunación en toda Europa, y asegurando que a mediados de julio la mitad de la población española (25 millones) estará vacunada, y antes de que finalice el mes de agosto lo estarán más de los dos tercios de la población (33 millones).

Como suele ocurrir, Sánchez nos da nuevas garantías de lo que nos depara el futuro, pero no explica lo que ha fallado en su gestión. Por supuesto, ni una palabra del incumplimiento del primer objetivo declarado de su Gobierno, el de haber vacunado al 80 por ciento de los mayores de 80 años antes de que finalizara marzo. Superado con creces marzo, apenas el 42 por ciento de los ancianos de 80 o más años están inmunizados, y menos de tres millones de españoles.

Frente a esos hechos, en las tablas ofrecidas por el Ministerio de Sanidad, se dice que hay 2.852.806 españoles inmunizados, y que eso representa el 7,1 por ciento del total de los españoles. Y que a finales de agosto habrá 33 millones de españoles inmunizados, y eso representará el 70 por ciento del total. Cojan la calculadora y hagan una regla de tres y verán cómo Sánchez convierte al Ministerio en una hijuela del CIS: la población a vacunar resulta ser de 40 millones en la primera cifra, y de 47 en la segunda. Manipulación creativa de datos, se llama la figura. Que más que figura, ya es costumbre.

*Publicado en Tiempodecanarias.com

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad