Bielorrusia, expulsada de Eurovisión ante los ataques a la libertad de expresión y prensa

  • La UER echa a la BTRC del organismo ante los ataques a la libertad de expresión y prensa. La expulsión de la televisión pública bielorrusa de la Unión Europea de Radiodifusión también conlleva su salida de Eurovisión, donde debutó en el año 2004 y participó en 17 ediciones consecutivas, todas menos en este 2021 cuando fueron descalificados por presentar dos canciones de alto contenido político

La Unión Europea de Radiodifusión acaba de comunicar oficialmente la expulsión de Bielorrusia del organismo. El Consejo Ejecutivo de la UER ha tomado la decisión esta mañana ante los ataques a la libertad de prensa en el país. La BTRC, como miembro de esta organización internacional de radiodifusores de servicio público, recibió en los últimos tiempos varias peticiones formales para defender los derechos fundamentales de libertad de expresión, independencia y responsabilidad en la televisión pública y dispone ahora de dos semanas para reclamar.

El apagón a Bielorrusia, por extensión, implica su exclusión de todas las actividades, contenidos audiovisuales y festivales de la red Eurovisión. El país debutó en el Eurofestival con My Galileo de Aleksandra y Konstantin en Estambul 2004 y participó en 17 ediciones consecutivas, todas, menos este 2021 cuando fueron descalificados por presentar dos canciones de alto contenido político. Clasificada en solo seis ocasiones para la gran final, su mejor resultado se remonta a Helsinki 2007 con Work Your Magic de Koldun, una sexta posición que, además, es el único top 10 de su palmarés. La BTRC no emitió este año el programa por primera vez en 18 años.

LAS “VOCES DEL PUEBLO” QUE AGOTARON LA PACIENCIA DE LA UER

Bielorrusia presentó a Eurovisión 2021 al grupo Galasy Zmesta (“Las Voces del Pueblo”) y la canción Ya nauchu tebya (“Te enseñaré”). Se trataba de la primera elección a dedo desde 2011, cuando la patriótica I Love Belarus de Anastasia Vinnikova también fue designada directamente, y la primera vez que el país iba a cantar en ruso en el festival.

Independientemente de cuestiones políticas, aunque en este caso fueran inherentes, la canción fue considerada por nuestros lectores como la peor de la historia del certamen con una calificación de 1.87. Hasta la fecha, este reconocimiento estaba en manos de Estonia 2008 con Leto svet de Kreisiraadio con un 3.70, un honor entre más de 1.600 temos en 66 años que les ha sido merecidamente devuelto. La recepción en redes sociales también fue furibunda acumulando un 83% de reacciones negativas en el vídeo oficial de YouTube.

Debido a sus evidentes connotaciones políticas, la UER exigió a Bielorrusia cambiar de candidatura y le concedió un plazo extra de 15 días que solo sirvió para aumentar el altavoz propagandístico del Presidente Lukashenko y sufrir otro nuevo atentado musical con el tema Pesenka (“Pequeña canción”) en la que se hablaba de conejitos, zorras y pollos como más que evidentes metáforas sobre la oposición bielorrusa y los europeos, otra provocación que supuso su exclusión definitiva de Róterdam 2021.

Galasy Zmesta, formado por Irina Sorgovitskaya, Dmitry Butakov, Evgeniy Kardash, Evgeniy Artyukh y Maxim Ponomarenko y procedentes de la ciudad de Baránavichi, se presentaban a sí mismos en su web oficial como una banda “satírica” que habitualmente trata temas políticos, por supuesto, con una fuerte carga nostálgica, ultranacionalista y progubernamental. No constaba discografía previa y su actividad musical comenzó alrededor de las cuestionadas elecciones generales del pasado mes de agosto.

La delegación bielorrusa tampoco facilitó prácticamente ninguna información oficial sobre su proceso de selección para Eurovisión, pero sí confirmaron que recibieron alrededor de medio centenar de propuestas, y se conoce que entre los candidatos se encontraban la eurovisiva Zena (2019), las ganadoras del televoto en la final nacional de 2020, Chakras, la cantante rusa Kazka, Alyona Gorbachova o Vitaly Koronko.

Tras su destierro de Róterdam 2021, la banda publicó un comunicado en su web oficial, digna de ver, en la que se autofelicitaban por haber logrado “más de un millón de visitas sin pedrería, oropel y patetismo”. “Ha sido un verdadero placer para nosotros presenciar esta farsa, no vamos a Eurovisión, pero para qué si ya lo hemos ganado”, remataron.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad