Antonio González Padrón imparte seis conferencias sobre las Reinas de España

  • La primera de las charlas del ciclo ‘Mujeres que hicieron historia. Reinas de España’, tiene lugar el día 14 de mayo, a las 19:00 horas, en la Casa-Museo León y Castillo de Telde

La Casa-Museo León y Castillo de Telde inicia el día 14 de mayo, a las 19:00 horas, el ciclo ‘Mujeres que hicieron historia. Reinas de España’, una actividad que engloba seis conferencias que impartirá hasta septiembre el cronista de Telde y ex director de este centro museístico, Antonio González Padrón, para hacer un repaso de la vida y obra de seis monarcas, desde María Cristina de Borbón y Dos Sicilias a Victoria Eugenia de Battemberg.

Se trata de una actividad gratuita, con aforo limitado, previa inscripción a través del correo electrónico leonycastillo@grancanaria.com o llamando al teléfono 928 691 377.

Antonio González Padrón pretende dar una nueva visión de las Reinas españolas, tanto en el caso de Isabel II, que fue Reina titular, como de las que fueron consortes. La idea de este ciclo surgió porque hace dos años comenzó a investigar sobre ellas al estar convencido de que no habían sido meros “floreros”, sino mucho más de lo que la prensa o los cronistas del momento decían de ellas, basándose en estereotipos paternalistas y machistas, explica.

Y así descubrió que detrás de cada Reina había una personalidad arrolladora, en la mayor parte de los casos, y que fueron mujeres preocupadas por su tiempo y no tan soñadoras como realistas.  “A veces mucho más praxistas que sus maridos”, especifica.

Entre estas dos consortes reales, María Cristina de Borbón y Dos Sicilias y Victoria Eugenia de Battemberg, se abre un espacio delimitado por el tiempo y las consecuencias que este lleva aparejado en cualquier sociedad. La España de María Cristina de Borbón y Dos Sicilias no se parecerá en nada a la que le tocó vivir a Victoria Eugenia de Battemberg, explica.

“Podríamos decir que no ha existido una etapa más convulsa en la Historia de España que la  que vamos a relatar a través de las vidas de seis mujeres que fueron, cada una en su momento,  agentes decisivos del devenir de la Historia, más que testigos”, detalla.

Casi un siglo de diferencia separa el inicio del reinado de una y de otra. Una misma dinastía, la Borbónica, que comienza después de la Guerra de Sucesión ocurrida entre 1701 y 1713. La consolidación de un régimen parlamentario, que todos esperaban tras las Cortes de Cádiz de 1812, no fue posible por la traición del nefasto Fernando VII, añade.

Los liberales esperaron a su muerte para tímidamente ir consolidando un régimen más abierto y progresista, pero éste tuvo contundentes adversarios en los absolutistas, también llamados Carlistas, lo que supuso para nuestro país el enfrentamiento fratricida a veces en sangrientas acciones bélicas y otras veces en golpes de estado en uno y otro sentido.

Entre regencias y un reinado sin timón aparente como el de Isabel II, se pasa a una nueva dinastía, los Saboya. Y tras ésta, a una República fallida que solo durará unos meses, terminando la centuria decimonónica con una Restauración en la persona de Alfonso XII y ante su muerte prematura otra Regencia de algo más de dieciséis años y el posterior reinado de su hijo Alfonso XIII.

Seis mujeres, las protagonistas

María Cristina de Borbón y Dos Sicilias, Isabel II, María Victoria dal Pozzo della Cisterna, María de las Mercedes de Orleáns y Borbón, María Cristina de Habsburgo y Lorena, y Victoria Eugenia de Battemberg, son las seis protagonistas de estas conferencias.

Originarias de diferentes lugares de Europa, con culturas y hasta religiones diferentes, fueron elegidas, que no eligieron, para ser Reinas de un país, que en algunos casos no llegaron a comprender jamás, apunta el cronista de Telde. Una de ella ambiciosa y con muy pocos escrúpulos, otra hubiese sido la hija perfecta de un burgués, pero con escasa dotes de gobierno. También las hubo tenaces y honestas a carta cabal. Hay quien recibió el desamor y el desprecio trocándolo en amor y admiración de sus súbditos y la mayoría conocieron el triste destino del destierro, enumera.

¿Quiénes fueron estas mujeres y que se esperaba de ellas? Eso es lo que intenta desvelar González Padrón en este ciclo de conferencias, que arranca con la charla ‘María Cristina de Borbón y Dos Sicilias, del obligado matrimonio real a la morganática unión’.

María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, una reina controvertida

La cuarta mujer de Fernando VII, María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, fue reina consorte de España de 1829 a 1833 y regente del Reino entre 1833 y 1840, durante una parte de la minoría de edad de su hija Isabel II. Se trata de una Reina controvertida y ambiciosa, tanto por su posicionamiento político como por su propia actividad privada, apunta González Padrón, al tiempo que explica que tuvo que pactar con los liberales debido a la Ley Sálica, de origen borbón, que excluía de la herencia al trono a las descendientes mujeres. Por ese motivo, se alía con ellos porque son los únicos que avalan el cambio de esta tradición.

“Durante las guerras Carlistas, los liberales apoyaron la regencia de María Cristina, no por su talento, ni por simpatía, sino porque veían la oportunidad de una Reina manejable, con una Reina niña a la que se le podía educar a imagen y semejanza de lo que ellos querían”, agrega. También fue controvertido su matrimonio morganático -la unión realizada entre dos personas de rango social desigual- con un miembro de la guardia de corps, Agustín Fernando Muñoz y Sánchez, que era un secreto a voces, especifica.

Y además, sus actividades privadas fueron antiéticas, ya que se dedicó a hacer negocios urbanísticos gracias a la situación de información privilegiada que tenía. Por ese motivo, comenzó a adquirir terrenos agrícolas en los alredores de Madrid, en lo que se denominó el anillo de expansión madrileño, unos meses antes de que se aprobara su urbanización. A veces los compra porque se los venden y en otras ocasiones porque ejerce su poder de Reina para controlar al vendedor, que se resiste, detalla González Padrón. Y tras esa adquisición, o bien urbaniza ella misma o lo hacen en su nombre otras personas. Entre esas urbanizaciones se hizo el barrio de Salamanca, agrega.

Entre otras controversias, el conferenciante detalla que desde que se quedó viuda de Fernando VII hasta su periodo como regente, se venden cuadros de las colecciones privadas del Palacio, que años más tarde aparecen en París o Londres y que nadie sabía que habían desaparecido. También se lleva parte de las joyas de la Corona que habían sido transmitidas de padres a hijos, concluye. 

Programa de conferencias hasta septiembre

– Viernes 14 de mayo

María Cristina de Borbón y Dos Sicilias, del obligado matrimonio real a la morganática unión

– Viernes 4 de junio

Isabel II, la reina de los ojos Glaucos

– Viernes 2 de julio

Victoria, la compañera inseparable de Amadeo I

– Viernes 3 de septiembre

María de las Mercedes de Orleáns y Borbón, el mito y la leyenda necesaria.

– Viernes 15 de octubre

María Cristina de Habsburgo y Lorena, la gran reina constitucional.

– Viernes 5 de noviembre

Victoria Eugenia de Battemberg, blanco y negro de una reina que quiso ser algo más que consorte.

Todas las conferencias son a las 19:00 horas.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad