Antonio González Padrón ahonda en la intrahistoria de Fernando León y Castillo

  • La conferencia tiene lugar el día 10 de marzo, a las 18:00 horas, en la Casa-Museo León y Castillo de Telde dentro del ciclo ‘Diálogos leoninos’
  • El cronista de Telde y ex director del citado centro museístico descubre al político y diplomático más personal y no al oficial, y cómo influyó su madre en su educación y en la carrera profesional

El cronista Telde, Antonio González Padrón, ofrece en la Casa-Museo León y Castillo de Telde, el día 10 de marzo, a las 18:00 horas, la conferencia ‘Tras los pasos de León y Castillo. Búsquedas y huellas de don Fernando León y Castillo’, en el marco del ciclo ‘Diálogos leoninos’.

En esta charla, la segunda de este ciclo, ahondará en la intrahistoria familiar e íntima del político y diplomático teldense que no abordaron los escritos oficiales sobre él, descubriendo al personaje en su faceta personal más que en la pública y relatar cómo su madre influyó en moldear su carácter y encaminar su carrera profesional.

González Padrón asegura que las grandes figuras históricas, entre las que está Fernando Andrés María de los Dolores León y Castillo Olivares (1842-1918), suelen ser biografiadas de manera oficial por historiadores que interpretan su vida pública a través de documentos también públicos. Sin embargo, la charla que ofrecerá, con entrada gratuita y plazas limitadas, no será un anecdotario de su vida y de su obra, sino que su intención es descubrir paso a paso al otro León y Castillo, el que no era oficial.

Y para ello, se basará en los datos que la familia le aportó durante los casi 40 años en los que fue director de la Casa-Museo León y Castillo, centro dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario. Su fuente es, principalmente, la cuarta marquesa del Muni, María del Pino de León y Castillo y Manrique de Lara. Junto a ella, tanto en su vivienda de San Antonio del Tabaibal, en Telde, o en el centro museístico, fueron desgranando la personalidad de varias generaciones de los León y Castillo, incluidas la de Fernando y la de su hermano Juan.

Los conocimientos que esta mujer tenía de los hermanos teldenses provenían de su padre, Luis, hijo de Juan, quien vivió varios años en París con su tío y heredó el marquesado tras la muerte de su primo sin descendencia. De las charlas que mantuvo con el diplomático y político, Luis escribió varias notas para legitimar su marquesado y para defender la memoria de Fernando, en las que relató los aspectos de su educación y formación, de cómo era el carácter de los padres, las discusiones familiares que hubo por la educación de sus hijos o qué sentimientos tuvo Juan, cuando después de 10 años, nació Fernando.

En esas notas, también apuntó qué estudios y formación tuvieron dentro y fuera de la casa, cómo fue la amistad con la familia Pérez Galdós, de la que derivó la íntima amistad entre Fernando y Don Benito, además de las reacciones que tuvo el político cuando llegó a Madrid y las primeras cartas que le escribió a su madre para contarle cómo veía la gran ciudad y lo maravillado que quedó al ver el Manzanares.

González Padrón asegura que la madre fue quien marcó su vida. “Fue producto del genio y figura y de la voluntad materna, ella es la que tiene claro cómo tiene que educar a sus dos hijos y sabe que el futuro no está en la agricultura y la ganadería pese a ser una familia de terratenientes”. Esta mujer tenía claro, a mediados del siglo XIX, que debían estudiar una carrera universitaria, y que tenían que estar ligados al Estado, ya sea por oposiciones de ingeniero, como Juan, o Abogado del Estado, como Fernando, porque el poder era de los burócratas, explica.

“El valor de la madre es importantísimo y esa intrahistoria familiar e íntima es la que quiero señalar, porque esa no está escrita, sino que la vi en documentos de la marquesa del Muni”, detalla. Sobre esta influencia, el cronista de Telde ha ofrecido ya algunas conferencias y ahora elabora un libro para relatarla. La madre fue quien moldeó el carácter de sus dos hijos, pero sobre todo del pequeño, ya que, al quedar huérfano con 10 años, tuvo que asumir el papel de padre y madre, agrega. 

Por eso, la historia de Fernando que desvelará en la charla, no abordará las biografías oficiales y controladas por sus partidarios y por él mismo, sino al Fernando más personal, el que no aparece en su autobiografía, ‘Mis tiempos’.

Sobre esta autobiografía, González Padrón asegura que Don Fernando era un hombre muy listo, hábil, inteligente y culto, y supo que gran parte de su vida podía ser cuestionada, tanto como político como diplomático, y tendría muchos amigos, pero también muchos enemigos. “Él quería tener la seguridad plena de que el juicio de la historia no solo le fuera benévolo, sino que estuviera a su favor, y por ello se preocupó de escribir su propia historia.

Para elaborar este libro, se llevó desde Gran Canaria a París a Luis Doreste Silva, un escritor de cierta importancia en el mundo insular, médico de carrera, pero poeta y periodista de vocación, explica. Lo nombró secretario particular y su función principal era coordinar toda la documentación y los recuerdos que Fernando le aportaba para esa biografía. “La biografía la escribió Fernando, sin duda, pero quien la corrigió y adaptó, y quien se preocupó de buscar un documento que le pedía, fue Luis Doreste”, apunta González Padrón.

Sobre Fernando, el cronista asegura que era “un titán”, alto para la época, un hombre fuerte, además de vistoso y elegante, que cuidaba mucho los modales y la forma de vestir. Era muy extrovertido y a la vez, meditativo. “Sus acciones nunca se dejaron guiar por la emoción del momento, sino que era reflexivo, estudiaba sus posicionamientos sociales y políticos, e iba a por todas”, desgrana.

Además, era un liberal constitucionalista, pero no concebía un Estado que no fuera parlamentario ni con una constitución clara, y fue un acérrimo defensor de la abolición de la esclavitud porque entendía que todo ser humano por nacer ser humano tiene derechos inherentes.

Un ciclo de nueve conferencias

La Casa-Museo León y Castillo de Telde puso en marcha el pasado mes ‘Diálogos leoninos’, un ciclo de nueve conferencias que culminarán en enero de 2022, dirigidas por el escritor y profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Jonathan Allen con el objetivo de abordar la figura de los hermanos teldenses Juan y Fernando León y Castillo desde diferentes perspectivas.

Estas charlas estarán impartidas por periodistas, escritores e investigadores de diversas áreas del pensamiento social, que brindarán una mirada renovada sobre estos dos personajes claves de nuestra historia, en el marco social y económico de Canarias, así como en aspectos como la diplomacia y la relación histórica de nuestro archipiélago con el África Occidental.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad