«Al otro lado del mundo», el viaje de David Trueba a la frontera de Melilla

  • El director y escritor presenta en el Festival de Cine su mirada al drama migratorio con su último trabajo, una reflexión con tono documental

 

  • El público podrá disfrutar de esta dobles sesión especial este hoy sábado a las 18:45 horas y mañana domingo a las 16:45 horas

 

Las Palmas de Gran Canaria, sábado 10 de abril de 2021.- El escritor y cineasta madrileño David Trueba presenta en la vigésima edición del Festival de Cine de Las Palma de Gran Canaria su último trabajo A este lado del Mundo, una reflexión sobre el conflicto eterno de la migración que bordea el género documental. Esta mirada al drama migratorio en Melilla y a la valla llega al Festival con un doble pase el 10 y 11 de abril en las salas de los multicines Cinesa El Muelle. 

Era un reto y Trueba lo tenía claro. Quería que fuese una película con un formato clásico en el exterior así que se rodó en Melilla en tan solo dos semanas. A este lado del mundo es “una película muy de guerrilla por la forma en que se grabó” pero él quería estar en Melilla. “Es realmente impresionante ver la valla en el sitio y ver cómo se prolonga a lo largo de la ciudad separando dos mundos”, afirmó el cineasta que logra plasmar en su nueva película una aproximación muy conseguida a la convivencia de la ciudad autónoma con la migración.

Protagonizada por Vito Sanz, Anna Alarcón y Zidane Barry, un joven de Guinea Conakri que saltó la valla con 15 años, esta modesta cinta acerca al público la realidad de este drama a través de sutiles pinceladas de humor, alejándose de lo previsible e invitando al espectador a observar y debatir desde una perspectiva no explorada.

David Trueba sostuvo en un encuentro mantenido con la prensa la mañana de este sábado que el mundo avanza en lo tecnológico, científico e intelectual, pero sin embargo hay cosas que siguen siendo muy primitivas. Levantar muros fronterizos para que no pasen las personas es algo que nos remite a hace 4.000 años y seguimos sin darnos cuenta de que eso “no acaba de funcionar y que es un error”, lamentó. 

“Cuanto más difícil haces la entrada por un sitio, los que vienen entran por otro lado”, apostilló. En tal sentido, hizo una similitud con la situación que ha vivido y está viviendo Canarias en cuanto al fenómeno migratorio. “Es lo mismo que sentían en Melilla cuando estaba rodando allí”, recordó, la sensación de que están abandonados y se quedan en la primera línea de frontera. Trueba quiso remarcar que la inmigración es uno de los grandes problemas de la humanidad y “debería afrontarse con mayor dignidad”.

En Al otro lado del mundo, explicó su director, “quería hacer una película que no fuera la habitual manera de acercarse al problema desde la épica del viaje, de conseguir pasar casi siempre a través de personajes muy positivos de África, a veces niños guapos con ojos muy bonitos que sufren mucho pero que finalmente logran llegar a Europa”. “Esas, para mí, son películas que cumplen con la función de calmar la conciencia de los europeos y que podamos dormir tranquilos”, relató el cineasta. 

Su idea, expuso, fue poner en el centro de la película un personaje con una cierta indiferencia y que representara al español medio que no está muy implicado ni ideológica ni socialmente con el asunto de la inmigración. Y cómo sin darnos cuenta, esas personas son utilizadas para la estrategia de daño e indignidad en la que se trata de resolver este problema y además se fracasa. Trueba quería cambiar ese punto de vista y “hacerlo más incómodo para el espectador occidental”. “Siempre he pensado que para contar una historia desde un punto de vista tienes que conocerlo, no puedes colocarte de manera artificial ni oportunista por tanto este problema lo tenemos que contar desde nosotros”.

Al igual que en sus libros, desde que aparece la idea hasta el personaje, en el caso de Al otro lado del mundo en el proceso de la película apareció primero el personaje al que bautizó como “señor no sé” porque representaba a mucha parte de la población ya que nadie daba respuestas.  De ahí surge la idea de cómo en la neutralidad acabamos siendo utilizados y “el personaje que interpreta Vito es alguien así, que no tiene una gran idea de lo que es ese problema migratorio y sin embargo le ofrecen un trabajo que tiene que hacer cuando se da cuenta que está haciendo un trabajo que contribuye a mantener ese status de violencia, de incomprensión, de ser un parche”.

Desde la humildad, reconoció, no busca el impacto social con esta película, pero sí tratar de ser “una pequeña gota malaya que va cayendo y cayendo y recordando a todo el mundo que las cosas no son tan sencillas como le cuentan sino más complejas y difíciles que no tienen una respuesta sencilla. Intentas ser una gota de agua frente a la corriente masiva de que tenemos que vivir enfrentados y en pelea constante”.

La película de Trueba llega al Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria tras su paso por Málaga. Este drama migratorio se proyecta este sábado 10, a las 18:45 horas con presentación en sala del director, y mañana domingo a las 16:45 horas en Cinesa El Muelle.

El programa completo del Festival de Cine está disponible en la web oficial lpafilmfestival.com y las entradas se encuentran a la venta a través de los canales entrees.es para la programación de Miller (Camera Obscura, Tarde más freak y alguna sesión especial relacionada con el aniversario del centenario del cineasta francés Chris Marker) y en la plataforma de Cinesa, cinesa.es, que oferta el resto del programa, a excepción de Déjà vu, que podrá verse en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, espacio que acoge también el mercado MECAS.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad