Por qué Gran Canaria no es un destino de convenciones pero podría

Michel Jorge Millares

Entre tanta película y serie sobre Las Vegas, nos hemos enterado de que allí se juegan la pasta, se casan de forma divertida, se despiden solteros con memorables resacas, hay espectáculos de todo tipo, e incluso son atacados por los marcianos. O sea, que tiene merecida la fama de ciudad del pecado o de las segundas oportunidades, siempre que se respete el «Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas». Pero el verdadero negocio de ese paraíso turístico levantado en el desierto por la mafia hace tan solo 115 años es la celebración de convenciones. Unas 20.000 al año, cosa que en Gran Canaria no sucede ni por asomo, más bien se podrían contar con los dedos de unas cuantas manos. ¿Esto quiere decir que no estamos preparados para convenciones de tamaño medio o multitudinario? Yo creo que no, pero no hay una política que cuente con el acuerdo de las instituciones y de los empresarios turísticos de la isla para que sea una oferta real. Espero que la caída del número de turistas haga recapacitar a los agentes turísticos isleños sobre la necesidad (y oportunidad) de este tipo de turismo.

Carnaval y pride son la demostración de que Gran Canaria puede acoger grandes eventos que generen una actividad turística de gran rentabilidad local. El intento de lograr la capitalidad europea de la Cultura, o la consecución de la declaración de patrimonio mundial las cumbres de la isla son actuaciones que mejoran el posicionamiento de la isla con un enorme impacto sobre la marca isleña en cuanto a complementar la oferta para el turista ‘nuestro’ atraer nuevos perfiles. La promoción que lleva aparejado este tipo de acciones no se puede comparar con la de ferias o algunos eventos como festivales o espectáculos (aunque el Circo del sol es un caso diferente). Estamos hablando de macro encuentros de decenas de miles de personas durante varios días, que pueden llevarse una impresión muy favorable de nuestro destino.

En 2012 como director de la Universidad de Verano preparé con el Club de Rotarios de Maspalomas la puesta en marcha del CAMP Internacional por la Paz y Resolución de Conflictos (gracias a la implicación del Club sureño, la visión del gobernador de distrito Francisco Arcos y el apoyo de los clubes de Lanzarote y Arucas), iniciativa que abrió las puertas a que Maspalomas sea una de las 5 ciudades de paz declarada por esta organización mundial, y es posible que la ULPGC se postule para obtener una Cátedra internacional rotaria de la Paz juntos varias de las universidades más prestigiosas del mundo.

Estos pasos, junto a otras iniciativas de este Club, han posicionado a Gran Canaria entre miles de rotarios del mundo, por lo que les planteé presentar la candidatura de Gran Canaria para ser sede de la Convención Rotaria Mundial. Un encuentro que reúne a unas 50.000 personas,fundamentalmente directivos, ejecutivos, profesionales liberales y, en definitiva, un perfil de público muy interesante y de alta capacidad de consumo.

A ello hay que sumar que estas islas atraen el interés de rotarios de numerosos países hispanoparlantes, como pude comprobar en las reuniones a las que asistí a explicar el proyecto del CAMP, lo que podría facilitar el apoyo de un gran número de Distritos a la candidatura, para lo que se precisa un recinto que pueda albergar a esas decenas de miles personas que podrían disfrutar  de la isla durante más de tres días realizando todo tipo de actividades y desplazamientos.

Ya en 2013 preparé un proyecto en el que recogía los datos del momento: cada convención tiene lugar durante una semana en mayo o junio en un continente distinto (hasta entonces nunca se realizó en África o sus proximidades), con participación de entre 20.000 y 40.000 rotarios de todo el mundo. La elección de la ciudad y el lema tiene lugar unos cuatro o cinco años antes de la celebración. El impacto que tiene este evento sobre las ciudades anfitrionas es indudable y duradero. En el caso de Maspalomas, contaba con el apoyo del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, Cabildo Insular y de los rotarios del sur para promover la candidatura.

En el estudio que realicé, Maspalomas ofrecía como fortalezas para su candidatura:

  • Conectividad global (aeropuerto y puerto)
  • Infraestructura alojativa suficiente (180.000 camas actualmente en la isla)
  • Apoyo institucional
  • Infraestructura de instalaciones suficiente (campos de fútbol, auditorios, Estadio, Gran Canaria Arena…)
  • Recursos de interés: Plataforma logística de alimentos, Reserva de Biosfera, Patrimonio de la Humanidad,  Estación Espacial, Museo de Colón, Casa África, cruceros turísticos, red de senderos, templos religiosos, observatorio astronómico…
  • Eventos: Festivales …
  • Programa complementario con Rotary Week: green, sport, fest, wellness, arts y coop

En definitiva, hay unos 32.000 clubes rotarios en 200 países, con más de 1.200.000 afiliados, por lo que el impacto entre los rotarios sería amplio en cuanto a países, numeroso en personas y directo para un público objetivo que interesa al sector turístico por su nivel económico y afición a actividades complementarias.

Lo cierto es que el entonces responsable de convenciones en el Patronato de Turismo respondió que sería imposible en Gran Canaria porque los alojamientos estaban casi todos reservados por los turoperadores incluso en temporada baja (mayo y junio), lo que me pareció increíble, pero no iba a rebatir a quien llevaba años a cargo de ese departamento y que afirmaba que se había rechazado diversas convenciones de profesionales por ese motivo: No había camas ni para un evento que movería a unas 3000 personas.

¿Estamos ahora en otra situación? ¿Se podría plantear la candidatura para dentro de 4 ó 5 años? ¿Podríamos celebrar una convención internacional sobre ecumenismo y turismo con motivo del 50 aniversario del Templo Ecuménico ‘El Salvador’ de Playa del Inglés, el primero en Europa y el de mayor impacto en el mundo por su vinculación a la actividad turística. ¿Y si nos apuntamos también a presentar la candidatura para celebrar el yamboree internacional scout que reúne a miles de jóvenes durante varios días de gran actividad…? Actualmente hay 36,5 millones de scouts, sin contar los que han sido. Y así, otros eventos para atraer nuevos perfiles de turistas y consolidar la ‘marca’ de una isla abierta, tolerante pero también para todos los públicos y no sólo en el sector de la ‘transgresión’…

Scouts canarios en la Jamboree 2019
Jamboree scout 2019 (USA)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies