Nona Perera, directora general de patrimonio cultural: “Quiero eliminar el término artesanía y sustituirlo por el de artes mayores”

“Las críticas a la concesión del título de la Unesco a Risco Caído son muy gratuitas y vienen de gente que no es ignorante y sólo busca hacer daño”

“Desde hace treinta años soy una absoluta defensora del patrimonio natural y cultural de Tindaya y me he opuesto siempre al proyecto de Chillida”

“Debemos hacer lo posible para que La Laguna recupere su autenticidad y no caiga en el artificio de convertirse en una ciudad-escaparate”

“Pondremos en marcha una Plataforma muy potente para que todos los bienes culturales estén al alcance de los ciudadanos”

Noé Ramón

Detrás de la modestia que exhibe la nueva directora de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Nona Perera, se encuentra una auténtica pasión por la arqueología y la etnografía del Archipiélago. Un mundo que conoció casi de casualidad a los 18 años cuando estudiaba Magisterio en Las Palmas de Gran Canaria y visitaba de forma esporádica el Museo Canario. En aquellos tiempos la existencia de una cultura anterior a la conquista era poco menos que un mito. De ahí, al reconocimiento por parte de la Unesco de la importancia de esta realidad con la concesión del título de Patrimonio de la Humanidad a Risco Caído ha transcurrido un largo camino, recorrido gracias al esfuerzo de un grupo de estudiosos, entre los que se encuentra la propia directora general.

-Supongo que por su formación y trayectoria lo que más le interesa es todo lo referente al mundo de los antiguos pobladores de las Islas.

-A nivel personal y como línea de trabajo sí, pero desde el punto de vista de directora general no lo veo como algo exclusivo y prioritario. Mi obligación es atender a todo el Patrimonio etnográfico, artístico o arquitectónico que conforma nuestra identidad como pueblo.

-Es curioso que hasta hace poco tiempo todo lo referente a los antiguos pobladores de las Islas resultaba prácticamente desconocido.

-Hablamos de apenas un siglo de investigaciones. Por eso no es raro que las principales cuestiones como de dónde venimos, cómo llegamos a las Islas y cuándo lo hicimos aún no se hayan contestado. Ello es debido a la ausencia de un proyecto específico de investigación y de ahí que debamos crear una línea propia desde la Dirección General basada en varios ejes: La cronología, poner al día las dataciones, como entronca esa genética con los pueblos del norte de África, qué fue lo que originó el poblamiento y estudiar todo lo referente a la escritura. Sólo dos islas tienen un tipo de escritura latina que no se corresponde al bereber-líbico, lo que nos viene a dar una cronología precisa. Y es que parte de las poblaciones que llegan a Lanzarote y Fuerteventura estuvieron en contacto con la cultura romana en el norte de África.

-¿El origen entonces es común?

-El origen de los pobladores son distintas tribus norteafricanas que posiblemente se enfrentaron al Imperio Romano y las deportaron a diferentes Islas. Lo que no quiere decir que hayan llegado poblaciones en otras fechas anteriores o posteriores.

-¿Existe alguna evidencia de que se produjeran contactos entre las poblaciones de las distintas Islas?

-Lo cierto es que desde Lanzarote puedes ver claramente a Fuerteventura o desde Tenerife puedes ver casi todas las Islas. Pero no podemos hablar de que se haya producido algún tipo de contacto y si existió fue muy esporádico y puntual.

-Al parecer la genética de los aborígenes ha sobrevivido hasta nuestro días en un grado bastante elevado…

-Sí, pero la afinidad con una cultura no te la da la genética, si no sobre todo el grado de conocimiento que puede ser muy alto, medio o inexistente.

-¿Y en Canarias cuál sería ese nivel de conocimiento?

-El Gobierno lleva tiempo intentando paliar el vacío de contenidos canarios en los programas educativos y en esa línea vamos a seguir.

-En este contexto la concesión del título de Patrimonio de la Humanidad a Risco Caído supongo que viene a significar el reconocimiento de la importancia que tiene la cultura prehispánica después de tantos años de desconocimiento, de esfuerzo y de investigaciones.

-Sí porque el patrimonio que antes era exclusivamente nuestro, de Canarias, ahora le pertenece a todo el mundo, a todo el planeta. Eso indica que hemos aportado un valor importante a la humanidad y a su vez implica una gran responsabilidad, en cuanto que debemos cuidarlo, darle la importancia que tiene e incluso acrecentarlo.

-¿Participó usted de alguna manera en todo este proceso que concluyó con la concesión del título de la Unesco?

-Parcialmente. Estuve en algunas reuniones cuando fui invitada como especialista en lenguaje líbico-bereber.

-¿Y qué conclusión saca de todo el proceso?

-Pues fue largo y muy emotivo en algunos momentos. Un camino de siete años en el que se cumplieron todos los plazos y en el que se debe resaltar el esfuerzo que tuvo el Cabildo de Gran Canaria en aglutinar a toda la gente de los territorios afectados. El objetivo era que no sólo se cumpliera con la protección de los valores físicos, si no también de los culturales y la necesidad de preservarlos.

-Lo llamativo es que la Unesco otorgue este reconocimiento a una cultura como la aborigen que hace un siglo era casi totalmente desconocida.

-Sí y eso no es nada fácil. La Unesco no da nada gratis. O ven claro el valor y el peso de lo que defiendes o no te otorgan el reconocimiento. Hay muchos países que se han quedado por el camino.

-Algunas voces incluso ponen en entredicho que esos valores sean reales y que se está ante una especie de historia prefabricada…

-Hay críticas pero las que he escuchado son muy gratuitas y se han lanzado para hacer daño. No vienen de gente ignorante si no de personas que buscan hacer daño.

-Sería difícilmente entendible que se pueda engañar a la Unesco. Que hayamos conseguido venderle una mentira.

-¡Por favor! Si se ve el comité de evaluación que intervino, toda la gente que estuvo involucrada, las continuas correcciones que se tuvieron que llevar a cabo… La Unesco fue muy crítica. Y a todo ello hay que sumarle la parte emotiva que se extendió hasta el final. Hubo unanimidad total en la concesión del título en Bakú y eso se da en pocos casos. También fue importante el carácter social del proyecto: no sólo se protegen piedras si no también el patrimonio vivo. Las cuevas convertidas en viviendas, el conocimiento de semillas antiguas con usos medicinales, la trashumancia, que las economías tradicionales aún sigan vigentes… esos son los baluartes fundamentales del expediente. El reconocimiento no fue sólo de carácter arqueológico, si no también antropológico.

-…y también lo que se subrayaba sobre el conocimiento de la astrología.

-Sí, a través de Risco Caído se pone en evidencia el alto control del cielo que tenía la población aborigen y eso queda claro también en Cuatro Puertas, Bentayga, Tindaya… muchos sitios donde los marcadores son equinocciales muy precisos y existe un elevado y evidente control del tiempo.

-Parece que existe una especie de fiebre por obtener el título de Patrimonio de la Humanidad. Ahí están los casos de La Orotava, Vegueta, Santa Cruz de La Palma…

-Vegueta lleva tiempo intentándolo. Lo que debemos tener claro es que aunque la Unesco no reconozca un patrimonio éste va a tener menos valor y debemos quererlo menos. Con que lo apreciemos nosotros es suficiente. Lo que no quita la importancia de que se reconozcan valores excepcionales como Risco Caído y las Montañas Sagradas. Pero el hecho de no tener esa calificación no implica que sean menos importantes.

-En el caso de Canarias se ha reconocido ahora a la cultura aborigen pero también a la que tuvo lugar tras la conquista con el título concedido a La Laguna…

-El caso de Canarias es excepcional porque también tenemos el Silbo, el Teide, el Garajonay… cada uno en sus categorías.

-En el caso de Tindaya parece que ya se ha descartado la ejecución del proyecto de Chillida. Creo que usted siempre se ha posicionado en este mismo sentido.

-Por supuesto. Desde hace treinta años soy una absoluta defensora del patrimonio natural y cultural de la montaña de Tindaya, he luchado, me he manifestado y llevado a cabo diversas investigaciones para evitar que la obra de Chillida o de cualquier otro artista se lleve a cabo.

-¿Entonces su nombramiento tiene algo que ver con esta posición…?

-En absoluto. No tiene nada que ver. De hecho es posible que el Cabildo no siga adelante con esta oposición. Hasta ahora sólo ha existido la postura personal de un consejero pero no la oficial del grupo de gobierno insular. El presidente del Cabildo formó parte de la Fundación Chillida. Pero yo por supuesto, apoyo a ese consejero que se ha manifestado en contra del proyecto.

-La gestión del casco histórico de La Laguna como Patrimonio de la Humanidad ha traído hasta ahora muchas complicaciones especialmente en lo que tiene que ver con cuál es la institución responsable de otorgar las licencias.

-En el Plan Especial del conjunto histórico aprobado quedan claras las competencias. Sólo en caso de que el Ayuntamiento de La Laguna no cumpla con las suyas tendría que intervenir el Cabildo. Hablamos de acciones que pongan en peligro la conservación de los valores históricos. Pero eso pasa en todos los conjuntos históricos o arqueológicos.

-¿Y cuál es su opinión sobre lo que se ha hecho en La Laguna durante estos últimos años?

-Creo que hay cosas que se han hecho muy bien y están muy conservadas pero otras no tanto… Me parece que siempre será poco el esfuerzo que hagamos para que La Laguna recupere su autenticidad y no caigamos en el artificio que supone acabar convirtiéndose en una ciudad-escaparate.

-¿No sé si ha tenido tiempo de estudiar lo ocurrido en el barrio de Miraflores de Santa Cruz donde se han derribado algunos inmuebles con valor y ahora existen dos más sobre los que existe el peligro de que también puedan desaparecer? O la conservación del barrio de El Toscal

-No he estudiado el caso pero todos los asuntos, por muy locales que sean, lo que tiene que primar siempre es la cordura, el sentido común y posicionarnos en todo momento a favor del patrimonio más débil. Es obligatorio conservar todo aquello que tenga valor, no sólo los castillos, los palacios o las iglesias. Si no también las pequeñas casas de agricultores, los bancales… todo lo que refleja nuestro cultura. Por ejemplo, los sistemas de gavias son excepcionales o los cultivos de secano que despiertan la curiosidad de muchos investigadores que vienen aquí a estudiarlo. Nuestra obligación es hacer lo posible para que no se pierda ese conocimiento y esa práctica. Avanzaremos en ese sentido.

-¿Qué le parece la Ley de Patrimonio y cómo ha funcionado? ¿Cree que debe ser objeto de alguna modificación?

-Pues me parece que debemos ponerla en práctica, ver cómo funciona y si soluciona los problemas a los que no daba respuesta la anterior. Y si entonces es precisa alguna puntualización pues se hace. No hay ningún problema.

-¿Qué solución daría a los continuos conflictos por la mala conservación de las esculturas en la calle de Santa Cruz?

-¿Cuántas campañas se han hecho para concienciarnos sobre la necesidad de preocuparnos por los residuos? Pues lo mismo se debe hacer con esta cuestión. Canalizar la agresividad por otros medios.

-¿Qué legado le gustaría dejar al finalizar la legislatura?

-Tenemos muchos objetivos. El principal es dotar a todas las islas de museos. Cumplir con todos los requisitos que contempla la Ley de Patrimonio, facilitarle el trabajo a los cabildos y dotarnos de un cuerpo de decisión acorde a los tiempos reflejando la importancia del Patrimonio. Nos encontramos desarrollando un proyecto de información muy potente que estamos obligados a sacar adelante para que la ciudadanía tenga facilidad para entender y amar el patrimonio. Esa es una herramienta que vamos a poner al alcance de los ciudadanos. Un instrumento muy complejo que hará llegar a todos una cantidad inmensa de elementos patrimoniales.

-¿Sería una especie de Plataforma?

-Sí. Habrá diversos grados de acceso para incluir todo el patrimonio que existe en las islas, tales como archivos, arte, colecciones, patrimonio arqueológico, etnográfico y miles y miles de bienes. Este proyecto es el que nos ocupa la mayor parte del tiempo.

-Creo que también está muy interesada en todo lo referente a la artesanía y al patrimonio oral.

-Sí, llevamos años trabajando en conservar el patrimonio oral. Esa es una labor que nunca se debe acabar y que en algunas islas está más avanzada que en otras. Luego es necesario ponerlo a disposición de todos los ciudadanos. Y quiero eliminar el nombre de artesanía y hablar de artes mayores, para reconocer como se hacen los útiles con los elementos que tienes a tu alrededor: la cestería, los trabajos con la piedra… hablamos de un conocimiento tan ancestral que no debemos perderlo.

-Además estamos en un momento crítico porque si no se hace ahora se puede perder para siempre.

-Es que siempre estamos en un momento crítico. Si miramos para atrás vemos que hemos perdido multitud de patrimonio por eso debemos frenar y hacer lo posible e imposible para recuperar todo lo que podamos.

-¿Cómo andan en cuanto a presupuestos?

-Pues se ha logrado elevar del 1 al 1,5% el presupuesto que se debe dedicar a cultura de todas y cada una de las grandes obras que se hagan en las Islas, sea cuál sea la institución que las lleve a cabo. Y luego hay una partida específica en las cuentas regionales para este Departamento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies