Gran Canaria es el mayor escaparate de presas del mundo

La reiteración y magnitud de los incendios en Gran Canaria pone de manifiesto cómo en siete décadas se ha transformado la isla tras iniciarse la gran repoblación forestal y la creación de grandes presas para aprovechar el agua que aportan los bosques. Esta necesidad de agua ha desembocado en una singularidad extraordinaria: no hay en el planeta otro lugar con tantas presas, tan diferentes y en paisajes tan dispares, lo que convierte la isla en el mayor escaparate de presas del mundo. Pero no hay un aprovechamiento turístico del producto y su originalidad, unido a la espectacularidad de los paisajes que ofrece la isla en cuyos enclaves privilegiados fueron construidas estas joyas del paisaje y la ingeniería.

Un proyecto de creación de un producto turístico como este podría ser algo similar al atractivo de disfrutar en directo una Máster class sobre la captación de agua, con embalses de mampostería, de hormigón, mixtas, presas de gravedad, macizas o aligeradas, presas de arco, etc., o la mayor presa de las Islas Canarias y única de bóveda en el archipiélago: Soria (una muestra del símbolo norteamericano de las presas: Hoover, en menor escala.) A la variedad de tipos de ingeniería de presas (que debería divulgarse), la ubicación de estas infraestructuras se realiza en terrazas de paisaje convertidos en postales para el recuerdo. También hay usos específicos o actividades existentes relacionadas con el turismo: zonas recreativas, pesca de carpas, alojamientos y restauración entre otros, incluso su uso para cursos de especialización de pilotos de helicópteros en acciones de extinción de incendios forestales.

Debería haber un producto que valore este recurso existente y único en el mundo. Un diseño de señalización e información, incluso intervenciones de mejora, una promoción y demostración del valor de estas construcciones y su entorno como patrimonio cultural, industrial y natural. Prácticamente está todo explicado en la web del Consejo Insular, sólo faltaría darle forma…

Ubicadas en Patrimonio de la Humanidad o su entorno, Reserva de la Biosfera y espacios protegidos de Canarias, son un elemento fundamental en el proyecto de repoblación forestal de la isla (el Cabildo promueve duplicar la masa de bosques en 15 años) y en la soberanía en recursos de agua y energía con el complejo Chira-Soria y los nuevos parques de energías renovables.

Sin olvidar que en esta isla se puede ver todos los procesos del ciclo del agua, históricos y presentes (galerías, ingenios, molinos pozos incluso de hielo…) y que fuimos pioneros en la desalación por ósmosis inversa… Una industria que nos muestra las grandes infraestructuras de desalación, depuración y redes de distribución, ya sean urbanas o las rurales que recorren toda la geografía insular, en algunos casos con ubicaciones en precipicios de vértigo. Por ello sorprende que entre tanto edificio religioso, yacimientos arqueológicos y castillos (todos los que están en pie) declarados como Bienes de Interés Cultural (BIC) en Gran Canaria (105, a los que se suman 36 expedientes incoados para nuevas declaraciones), sólo figuren las presas del Pinto en Arucas quedando fuera de este reconocimiento casi la totalidad de presas de la isla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies